punta umbría

El sector de la chirla acepta la última propuesta de la Junta y faenará hoy

  • A pesar del "voto de confianza" a la Administración, los representantes de los puertos piden que cambie la tara máxima de 120 kilos por día y embarcación

  • La semana próxima habrá otra reunión

Representantes de los puertos del Golfo de Cádiz afectados, durante el encuentro mantenido ayer en la sede de la Cofradía de Punta Umbría. Representantes de los puertos del Golfo de Cádiz afectados, durante el encuentro mantenido ayer en la sede de la Cofradía de Punta Umbría.

Representantes de los puertos del Golfo de Cádiz afectados, durante el encuentro mantenido ayer en la sede de la Cofradía de Punta Umbría. / jordi landero

Pese a que la situación sigue siendo "caótica", y a las escasas esperanzas que alberga el sector de la chirla del golfo de Cádiz de que la actual crisis que atraviesa tenga una pronta solución a corto o medio plazo, los representantes de los principales puertos andaluces dedicados a esta pesquería en dicha zona han decidido aceptar la propuesta realizada a primera hora de ayer lunes por la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, con lo que dan un "voto de confianza" a la Administración andaluza, y hoy saldrán a faenar después de que ayer no lo hicieran a pesar de la reapertura de la pesquería en protesta por las condiciones impuestas, que según el sector, hacen "inviable" la actividad.

La aceptación de la última propuesta de la Junta, que mantiene el mismo número de kilos de captura semanales por barco (600), aunque repartidas en cinco días, y no en cuatro como anteriormente, tendrá una duración de solo una semana, tiempo durante el que el sector espera poder comprobar la viabilidad de la misma estudiando fórmulas relacionadas con la comercialización del bivalvo.

Los afectados dicen que para que la actividad sea viable el precio debe ser de 5 euros por kilo

Así lo expusieron ayer en Punta Umbría representantes del sector de los puertos pesqueros de El Terrón, Ayamonte, Isla Cristina y Punta Umbría (Huelva) y Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), quienes detallaron que la clave está ahora en el precio de la chirla, que según ellos debe alcanzar un promedio de cinco euros por kilo (y no de 3 a 3,5 euros como ha sido lo habitual hasta ahora), para lo cual también piden la implicación del Gobierno andaluz con la puesta en marcha, por ejemplo, de una campaña publicitaria que haga frente a la chirla italiana, que actualmente copa el mercado español a un precio que ronda los tres euros, aunque de menor calidad que la del golfo de Cádiz.

La nueva propuesta incluye la modificación de las taras planteadas inicialmente, que eran de 150 kilos de chirla por barco al día durante cuatro días semanales (lunes, martes, jueves y viernes) y con cuatro horas diarias de faena efectiva, por otra que contempla la captura del mismo número de kilos semanales (600), aunque repartidos en 120 kilos por barco durante cinco días a la semana, con el compromiso de aumentar a partir de noviembre, coincidiendo con la llegada del mal tiempo, hasta las seis horas de faena diaria real.

Asimismo, han consensuado tener con la Administración andaluza una reunión una semana después del reinicio de la actividad (presumiblemente el martes o miércoles que viene) para estudiar y evaluar la situación actual de viabilidad económica, sobre todo en materia de comercialización, en función de los resultados producidos durante esta primera semana de trabajo con pruebas objetivas en cuanto a beneficios y gastos reales.

A ello suman la necesidad de que se revise la asignación de kilos a los rastros remolcados, teniendo en cuenta "la total inviabilidad de esta modalidad a la que la Consejería tiene que buscar una solución", según el documento consensuado.

En materia de viabilidad económica, los representantes del sector señalaron que lo mínimo necesario para que la actividad sea rentable es hacer una venta en bruto de 3.000 euros de chirla a la semana por embarcación, cantidad a lo que habría que restar los gastos. Esta cifra permitiría llevarse a los marineros "un sueldo medio digno", según apuntó Francisco Faneca, presidente de la Asociación de Armadores de Isla Cristina.

En este sentido, añadieron que para que la actividad sea viable, la clave está en el precio, ya que éste debería de ser de al menos cinco euros por kilo, una cifra que consideran "muy complicada" de alcanzar, aunque es la que multiplicada por los 600 kilos autorizados a la semana da como resultado los 3.000 euros semanales necesarios para dar viabilidad a la actividad.

Faneca también afirmó que se está buscando una "solución consensuada" a un tema que está "bloqueado", así como añadió que la propuesta incluye una revisión del estado del caladero en noviembre para que, en caso de mejoría "poder aumentar un poco más".

El representante isleño también explicó que, aunque la nueva propuesta mantiene por el momento la misma tara, lo cual es "inamovible", su ventaja es que permite al sector "trabajar con una mayor seguridad del trabajador en la mar", así como "poder hacer frente al mal tiempo, y con ello a los días en que por mal tiempo no se pueda salir a faenar".

Mariano García, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Isla Cristina señaló por su parte que la "nuestra mayor prioridad" es el recurso, aunque precisó que "no podemos olvidar que cuando las empresas salen a la mar deben ser viables", por lo que "hemos dado un voto de confianza" a la Consejería, con la condición de "sentarnos la semana que viene con el consejero para hablar sobre todo del asunto del precio y de fórmulas que permitan una mejor comercialización". En definitiva, concluyó que "los pocos kilos que tenemos resulten lo más rentable posible para las empresas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios