golfo de cádiz

El sector de la chirla considera insuficiente la cuota de captura

  • Los mariscadores trasladan a la Junta un plan de gestión para garantizar la pesquería

Embarcaciones de draga hidráulica amarradas a puerto. Embarcaciones de draga hidráulica amarradas a puerto.

Embarcaciones de draga hidráulica amarradas a puerto. / h. información

Los puertos de Huelva y Cádiz dedicados a la captura de la chirla trasladan hoy a la Junta de Andalucía un informe de viabilidad de extracción del marisco. Se trata de un plan de gestión sobre la pesquería para garantizar la sostenibilidad del caladero, tras la apertura anunciada por el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo rural, Rodrigo Sánchez Haro, para el próximo 1 de octubre. El sector ha acogido con satisfacción la vuelta a la mar, después de ocho meses de cierre de la pesquería, sin embargo considera insuficiente la cuota de captura propuesta por la Consejería, a tenor de los informes científicos, establecida en 120 kilos al día por barco.

Y es que para volver a la actividad se ha determinado un cupo, si bien la Consejería ha solicitado al sector que presente un plan de viabilidad que recoja cuál es, a su entender, la cantidad idónea, tras la petición realizada por los mariscadores.

Los científicos han constatado una ligera recuperación de los recursos del caladero

El presidente de la Federación Andaluza de Cofradía de Pescadores y patrón mayor de Punta Umbría, Manuel Fernández, ha lamentado que las condiciones en las que se regrese a la actividad sean casi las mismas que cuando se llevo a efecto la parada el pasado mes de enero, por lo que el sector reclama cambios.

Fernández precisó que "en la gestión de los caladeros siempre hay que tener en cuenta a la Administración, que es quien decide; la parte científica y la social al objeto de buscar un equilibrio que hagan rentable y sostenible la actividad pesquera".

El presidente de la Asociación de Armadores de Isla Cristina, Francisco Faneca, apuntó que con la tara establecida por los científicos la actividad de las empresas es inviable, de ahí que presenten otra propuesta.

Los mariscadores entienden que el hecho de que la apertura del caladero vaya acompañada de su correspondiente planificación de seguimiento y control para garantizar la conservación y supervivencia del recurso y de un aumento de la inspección "tendría que ser beneficioso para el sector".

La reapertura del caladero se produce tras confirmar los informes científicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO) la mejoría de las posibilidades de la actividad marisquera en la zona.

Durante el tiempo que ha estado cerrado se han concedido unas ayudas, que el sector considera mínimas y que solo han beneficiado a la mitad de la flota. Las embarcaciones afectadas por esta parada, un total de 96 con casi 300 tripulantes, tienen su base en los puertos de Isla Cristina, Punta Umbría y Ayamonte, y Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

Ayer, el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, apeló en la Comisión parlamentaria a la "responsabilidad y el compromiso de todos para compatibilizar la actividad y la regeneración del caladero de la chirla".

El consejero insistió en que en la reunión mantenida con el sector se acordó, "tras escuchar la opinión de todos los asistentes", la apertura de esta zona en las "condiciones y términos que garanticen la recuperación definitiva del caladero y la viabilidad de la actividad".

Sánchez Haro explicó que los expertos han podido constatar una ligera mejora del stock de chirla, que ha sido posible "gracias a la actitud responsable y comprometida de los profesionales del sector".

El PSOE, a través de su portavoz de Pesca del Grupo Parlamentario Socialista en la Cámara andaluza, Jesús Ferrera, ha expresado su satisfacción por el anuncio de la apertura del caladero, "una noticia que ha devuelto la esperanza a las familias que viven de esta pesquería en la costa onubense".

El parlamentario socialista por Huelva confía en el compromiso del sector para cuidar el caladero, para que no vuelva a tener que cerrarse para su regeneración, "algo de lo que va a estar muy pendiente la Administración autonómica, así como en que los sistemas de vigilancia; y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, concretamente el Seprona de la Guardia Civil "redoblen sus esfuerzos en cuanto a las inspecciones, como el propio sector ha venido solicitando, a fin de evitar una sobreexplotación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios