Provincia

Las restricciones en la frontera ocasionarán pérdidas de más del 50% al tejido comercial de Ayamonte

  • Para las asociaciones empresariales de la localidad fronteriza el nuevo cierre de la frontera es un "nuevo varapalo" a la economía local"

  • La alcaldesa considera "necesarias" las restricciones a pesar de que son un "azote" para la economía local

Tiendas de souvenirs en la plaza de La Laguna de Ayamonte Tiendas de souvenirs en la plaza de La Laguna de Ayamonte

Tiendas de souvenirs en la plaza de La Laguna de Ayamonte / Jordi Landero (Ayamonte)

Andalucía cerrada perimetralmente. Los municipios -o concelhos- portugueses confinados. Toque de queda a las once de la noche. En definitiva, nuevas restricciones a la movilidad ante la segunda ola de la crisis sanitaria del coronavirus. Una situación que, para el municipio fronterizo de Ayamonte es doblemente negativa, especialmente porque a todo lo anterior se suma la limitación de movimiento entre ambos lados de la frontera, una de las principales arterias por las que fluye la actividad económica para las localidades más cercanas a la misma, que en la comarca del bajo Guadiana incluye sobre todo a Castro Marim y Vila Real de Santo António en la orilla portuguesa, y a Ayamonte en la española.

Y lo peor es que ya van dos veces en el mismo año. Dos auténticos "varapalos" económicos, separados entre sí por una exigua temporada estival que no ha satisfecho las expectativas de casi nadie, sobre todo por la ausencia de turistas extranjeros, si bien la apertura el pasado día 1 de julio del puesto fronterizo entre Ayamonte y Castro Marim ha permitido, al menos durante unos meses, el restablecimiento de las relaciones comerciales entre los habitantes de una y otra orilla del Guadiana, dando con ello un pequeño respiro al comercio local.

Un tejido empresarial integrado en Ayamonte por casi 1.500 empresas, la mayoría de ellas pequeños comercios, muchos de los cuales viven en buena medida gracias a la intensa actividad que tradicionalmente se produce entre ambos países, y para las que el confinamiento de la pasada primavera supuso pérdidas que oscilaron entre el 30 y casi el 100 por cien de sus ventas, según el tipo de negocio.

Ahora, recién estrenadas las nuevas restricciones para hacer frente a la segunda ola de la pandemia en Europa, los comerciantes ayamontinos prevén pérdidas que pueden llegar hasta el 50 por ciento, según los casos, aunque también se muestran esperanzados en que con este nuevo "sacrificio" pueda salvarse la campaña navideña del próximo mes de diciembre.

Soledad Neves, presidenta de la Asociación de Comerciantes AlCentro de Ayamonte Soledad Neves, presidenta de la Asociación de Comerciantes AlCentro de Ayamonte

Soledad Neves, presidenta de la Asociación de Comerciantes AlCentro de Ayamonte / Jordi Landero (Ayamonte)

Así lo ha revelado a Huelva Información Soledad Neves Martín, presidenta de la Asociación de Establecimientos AlCentro de Ayamonte, quien ha destacado que la actual situación supone un "nuevo varapalo" para la economía tanto de los comerciantes como de los hosteleros ayamontinos, aunque por otra parte asegura que "tenemos que seguir adelante porque pensamos que si se hace esto ahora, pueda servir para poder salvar la próxima campaña de navidad. Es mejor hacerlo antes que en plenas fiestas navideñas".

En este sentido ha querido trasladar un mensaje de optimismo a los comerciantes locales, y por ello desde la asociación intentan en todo momento animar a las empresas asociadas "para que no se desilusionen, para que mantengan el espíritu de lucha" y para que "al menos, siempre teniendo en cuanta las actuales posibilidades, tengan expectativas en una campaña para nosotros tan importante como la de navidad".

No obstante, prosigue la presidenta de AlCentro, la frontera es "muy importante para nosotros" ya que "muchos comercios viven en buena medida del cliente portugués". "Y esto se nota ahora", prosigue, ya que a su juicio hay determinados comercios, especialmente los que se dedican a la hostelería y la restauración, que "pueden llegar a perder más del 50 por ciento de sus ventas y de su clientela" por esta situación.

Por otra parte, según ha señalado Neves, además de la hostelería y la restauración los sectores más perjudicados por las restricciones a la movilidad entre ambos países son las gasolineras, las perfumerías, las peluquerías, los supermercados, las casas de loterías o las tiendas de electrodomésticos.

Ausencia de vehículos en el puesto fronterizo entre Ayamonte y Castro Marim Ausencia de vehículos en el puesto fronterizo entre Ayamonte y Castro Marim

Ausencia de vehículos en el puesto fronterizo entre Ayamonte y Castro Marim / Jordi Landero (Ayamonte)

A pesar de todo lo anterior, los comerciantes de AlCentro de Ayamonte consideran "necesarias" estas nuevas medidas contra la propagación de la pandemia, e inciden en la necesidad de "no desanimarnos" y de "mantener la motivación", lo cual "está costando", pero para lo cual "vamos a poner en marcha campañas de sensibilización no solo de cara al exterior, sino también internas entre los socios, con el objeto de mantenernos aquí y de que no decaigan más los ánimos".

Soledad Neves se ha referido finalmente a la necesidad de más ayudas al comercio por parte de las distintas administraciones, aunque reconoce que, por ejemplo, a los autónomos "algo se nos está apoyando", y que a nivel municipal el Ayuntamiento, "dentro de sus posibilidades, ha contribuido con medidas como el retraso en el pago de tasas municipales, o la reducción de algunas de ellas, sobre todo en materia de veladores". No obstante, concluye, "en una situación tan extraordinaria y novedosa como la que estamos viviendo, toda ayuda es poca".

Por su parte la presidenta de la Cámara de Comercio de Ayamonte, Bella Carballo, ha coincidido con la anterior en que la situación "es un nuevo palo para la ciudad", donde a su juicio la economía "se va a resentir otra vez".

La representante cameral también ha puesto el foco en la importancia económica que para la zona supone tradicionalmente el actual puente festivo, para el que las reservas hoteleras cerradas para Ayamonte "se han caído", por lo que el turismo "vuelve a pararse todo".

A pesar de ello reconoce que "es necesario proteger entre todos la salud de las personas, que es lo prioritario", y por ello ha querido hacer mucho hincapié en la necesidad de ayudas directas y no en forma de créditos, las cuales "no están llegando", y que desde su punto de vista "son mucho más necesarias para los sectores más perjudicados como es el caso del turismo". Y es que según insiste, "si no hay movimiento de personas, no hay turismo".

La hostelería es uno de los sectores más perjudicados La hostelería es uno de los sectores más perjudicados

La hostelería es uno de los sectores más perjudicados / Jordi Landero (Ayamonte)

"Hay gente que vive de sus negocios que lo está pasando muy mal -ha subrayado-, porque no hay ingresos y por el contrario tienen que seguir pagando impuestos y recibos", aunque se ha mostrado confiada en que "finalmente lleguen las ayudas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios