Provincia

Un recorrido por el pasado

  • El Muelle de las Carabelas ofrece talleres de alfarería e instrumentos durante el mes de julio, además del Campamento de Verano ‘25 Aniversario’ en el Parque Botánico Celestino Mutis

Antonio Dobao imparte el taller de instrumentos musicales para los más pequeños. Antonio Dobao imparte el taller de instrumentos musicales para los más pequeños.

Antonio Dobao imparte el taller de instrumentos musicales para los más pequeños. / Canterla (Huelva)

Diversión y aprendizaje en cada rincón del Muelle de las Carabelas. El enclave, que celebra este año su 25 aniversario, se alza como uno de los más especiales de la provincia de Huelva junto al Monasterio de Santa María de La Rábida o el Parque Botánico Celestino Mutis. Este lugar ofrece unas vistas incomparables hacia la naturaleza y también hacia la propia ciudad de Huelva, lo que hace que sea un reclamo para los turistas durante cualquier época del año. Asimismo, el Muelle de las Carabelas es de especial interés para los más pequeños, que disfrutan especialmente de las réplicas de la Niña, la Pinta y la Santa María, construidas en 1992 con motivo del V Centenario del Descubrimiento de América.

La afluencia de visitantes es exitosa tanto en invierno como en verano, sin embargo es ahora, en la época estival, cuando acuden más personas. Por este motivo, el espacio ha inaugurado una programación especial durante el mes de julio en la que se integran talleres de alfarería y de instrumentos musicales que están presentes todos los martes, miércoles y jueves de 12:00 a 14:00 y de 18:00 a 20:00. Además, el Parque Botánico Celestino Mutis se alza también como uno de los espacios claves a lo largo de este mes con la creación del Campamento de Verano ‘25 Aniversario’ en el que los niños y niñas realizan actividades de la mano de diversos profesionales.

En un paseo por el Muelle de las Carabelas, las familias pueden regresar al pasado y adentrarse en el mundo de la música medieval y la alfarería. Así lo explica Antonio Dobao, quien dirige el taller de instrumentos musicales La Cavaera y que señala que “acuden familias al completo y les explico el proceso de producción de guitarras, mientras que los niños crean sus propios instrumentos y se los pueden llevar a casa”. Por su parte, su hermano Carlos Dobao imparte el taller de alfarería en el que enseña el proceso de la creación de piezas de barro a través de la recuperación de la arcilla. Tal y como apunta Carlos Dobao, la actitud de los pequeños es “fenomenal porque les llama mucho la atención todo el procedimiento y es muy satisfactorio ver cómo se ilusionan a nivel personal”.

Precisamente este recorrido es el que ha realizado Eva del Pino junto a su marido y sus hijos. Esta familia de Almería considera el Muelle de las Carabelas como un “enclave único para el disfrute de todos y especialmente a través de talleres como el de música, en el que pueden aprender todo lo relacionado con los instrumentos y también crearlos”.

Para esta visitante, el hecho de venir ha sido “todo un descubrimiento porque nuestros hijos estaban deseando visitar el Muelle y me ha encantado ver este tipo de actividades”.

Como valoración al programa de verano, el director de la Unidad de Gestión de La Rábida (UGR), Agustín Medina, afirma que “el éxito de participación de los talleres de verano es muy positivo porque a los niños y adultos les llama la atención las formas artesanales en un mundo en el que la tecnología prima con respecto a otras actividades”.

De igual forma, Medina también apunta la importancia de la creación del campamento de verano en el Parque Botánico Celestino Mutis, del que señala que “los niños ya nos preguntan si lo volveremos a realizar el año que viene y los padres nos cuentan que no paran de hablar de las actividades en casa, lo que supone un verdadero orgullo para nosotros porque este era un proyecto piloto y ha salido muy bien”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios