Provincia

La promotora Rumbo 5.0 corta el paso de servidumbre a la Corta Atalaya

  • La empresa coloca una valla en el acceso hacia el mirador del yacimiento e impide a su propietaria Emed Tartessus llegar hasta él · Es el segundo conflicto de este verano entre estas dos compañías

Comentarios 6

El conflicto vuelve a saltar en la Cuenca Minera y las empresas en pugna son la promotora Rumbo 5.0 y la minera Emed Tartessus. Otra vez la primera trata de bloquear el paso a la segunda. El escenario se ubica de nuevo en el municipio de Minas de Riotinto donde Rumbo 5.0 colocó un valla hace una semana en uno de los pasos de servidumbre que llevan a la Corta Atalaya, la mayor explotación minera a cielo abierto de Europa. Se da la circunstancia que los terrenos que rodean el yacimiento minero pertenecen a Rumbo 5.0 y la Corta y su mirador turístico a Emed Tartessus.

El cierre de este paso de servidumbre se produce en un momento en el que la compañía Emed Tartessus está tramitando un importante proyecto para reabrir la explotación minera y, al mismo tiempo, negocia con el Ayuntamiento de Minas de Riotinto la posibilidad de reabrir al turismo la Corta Atalaya. Este yacimiento es un gancho turístico fundamental para la oferta del municipio, que lleva años cerrada al público por falta de entendimiento entre la administración pública y la propietaria, aunque el Ayuntamiento de Riotinto nunca perdió la esperanza en poder volver a incluirlo en el paquete turístico minero.

El carril de paso en conflicto es el que parte desde la A-461 hacia el yacimiento minero y que normalmente está vallado para establecer un control sobre el acceso a la mina y su conservación. Sin embargo, desde hace una semana Rumbo 5.0 tomó medidas de fuerza mayor que impiden el acceso a Emed Tartessus. Esta empresa se muestra dispuesta a ceder la Corta Atalaya y parte de sus activos mineros para su explotación turística, siempre que los proyectos cuenten con el beneplácito de las autoridades y la sociedad minera, y en favor de la diversificación económica de la comarca. Otra de las condiciones que pone Emed Tartessus es que se cumplan las condiciones de seguridad y se aporten garantías al correcto funcionamiento.

Rumbo 5.0 y Emed Tartessus ya protagonizaron un incidente este verano, a primeros del mes de agosto, que dio lugar a varias denuncias de Emed ante la Guardia Civil al impedir Rumbo 5.0 el acceso a los técnicos a las instalaciones de control de las balsas de estériles. La empresa Rumbo decidió asumir la gestión de las presas de estériles de las minas aunque hasta ahora lo había hecho Emed Tartessus.

La intervención de la Guardia Civil dio lugar a una providencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Valverde en el que determinó que el control de las balsas de estériles era responsabilidad de Emed y obligó a Rumbo a dejar paso a los técnicos para que desarrollen el mantenimiento. La orden del juzgado valverdeño advirtió Rumbo que de seguir obstaculizando el paso para estas tareas podría incurrir en delito de desobediencia, sin perjuicio de las acciones administrativas, civiles y penales que le pudieran corresponder.

A-461

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios