Tribunales

Prisión para el agresor sexual de una villablanquera en París

  • Un tribunal de Versalles aumenta la pena a 18 meses para el enfermero procesado

  • El sanitario no entrará en la cárcel pero no podrá ejercer su profesión

Marta Leandro, la víctima de la agresión sexual. Marta Leandro, la víctima de la agresión sexual.

Marta Leandro, la víctima de la agresión sexual. / Jordi Landero (Villablanca)

Un tribunal de Versalles (París) ha condenado a 18 meses de prisión al enfermero que en enero de 2012 agredió sexualmente a Marta Leandro, una joven vecina de Villablanca de 31 años que se encontraba en Francia con una beca Erasmus. La violación se produjo cuando la víctima estaba siendo atendida por una crisis de epilepsia en un centro hospitalario parisino.

Tras varios cambios de fecha, recursos y anulaciones de la vista, el juicio se celebró finalmente el pasado 17 de septiembre en Versalles, siendo ahora el enfermero condenado a un año y medio de prisión, seis meses más que la primera condena, la cual fue recurrida. A pesar de ello, fuentes judiciales señalaron a Huelva Información que el condenado “no llegará a entrar en la cárcel porque no tiene antecedentes y nunca ha ingresado en prisión”.

El tribunal también ha mantenido el pago de 5.000 euros de indemnización por parte del condenado, los cuales ya fueron abonados por este tras la primera sentencia.

La resolución judicial también incluye, según las mismas fuentes, la inscripción del condenado “en el archivo de agresores sexuales de Francia”, por lo que “a partir de ahora no podrá ejercer ningún cargo público”, incluida “su profesión como sanitario, la cual aprovechaba para captar a sus víctimas”, según añade la propia Marta Leandro.

Ella tilda los hechos de “violación”, aunque finalmente la sentencia los considera “agresión sexual con agravante”. Para Leandro la sentencia como una “victoria para mí”. No obstante, matiza, “no estoy contenta del todo porque este hombre no va a llegar a pisar finalmente la cárcel ni va a ser obligado a someterse a ningún tipo de terapia”.

También señala que se siente “por una parte satisfecha porque se le ha aumentado la pena en seis meses y porque el agresor ha sido incluido en el archivo de agresores sexuales de por vida, y por otra parte “indignada” porque el juzgado ha rechazado abonarle los gastos de sus viajes a París “tras varios juicios cancelados, que suman casi 4.000 euros”.

La sentencia aún no es firme y podría ser recurrida ante el Tribunal Supremo de Francia, extremo que no se sabrá al menos hasta el martes que viene.

Los hechos enjuiciados se remontan a hace seis años y medio, concretamente a la noche del 21 de enero de 2012, cuando Marta disfrutaba de una beca Erasmus en París como estudiante de Psicología en la Universidad de Huelva. Ese día sufrió un ataque de epilepsia idiopática que le provocó una crisis de ausencia o “catatonia”, teniendo que ser trasladada de urgencias a un hospital público de París, donde ingresó con un estado de consciencia de “8 sobre 10”.

Una vez en dicho centro hospitalario, “noté cómo me penetraban con un dedo o algo similar y que me tocaban mis partes”; posteriormente, ya en una habitación, notó otra nueva agresión, percatándose de que era el enfermero; en ese momento lo agarró, comenzó a gritar y vinieron otros sanitarios. Al día siguiente denunció los hechos, dando así inicio a un proceso judicial de más de seis años.

Cuatro años después se fechó por primera vez el juicio, pero se suspendió por falta de intérprete. Tampoco pudo celebrarse en septiembre de ese mismo año por problemas burocráticos, no siendo hasta febrero de 2017 cuando finalmente se desarrolló, con el resultado de una sentencia condenatoria para el celador, el cual apeló, señalándose la vista para dicho recurso para enero de 2018, cuando volvió a suspenderse quedando finalmente fechada para el pasado 17 de septiembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios