Provincia

Un nuevo modelo permitirá a los propios agricultores la gestión del residuo plástico

  • El Centro Tecnológico de la Agroindustria Adesva desarrolla el proyecto Siggplast para poner a disposición de los productores un mecanismo eficaz para resolver la problemática

Antonio Morera Vallejo y José Luis García-Palacios presentan junto a Guillermo Caballero el nuevo modelo de gestión del residuo plástico agrícola. Antonio Morera Vallejo y José Luis García-Palacios presentan junto a Guillermo Caballero el nuevo modelo de gestión del residuo plástico agrícola.

Antonio Morera Vallejo y José Luis García-Palacios presentan junto a Guillermo Caballero el nuevo modelo de gestión del residuo plástico agrícola. / Jordi Landero (Huelva)

Se calcula que el sector agrícola onubense genera en la actualidad entre 18.000 y 25.000 toneladas de residuos plásticos, especialmente usados para la producción en invernaderos de frutos rojos. Una auténtica barbaridad, a la vez que un problema, que se inició en nuestra provincia con la implantación del actual sistema de producción intensivo, que al mismo tiempo la ha convertido en una de las principales potencias agrícola no solo de Andalucía, sino de toda la geografía nacional.

Desde entonces muchos han sido los proyectos y estudios encaminados a solucionar la ingente cantidad de plásticos generados por la agricultura onubense, sin que ninguno haya aportado hasta el momento una solución definitiva al problema.

La última iniciativa presentada en este sentido ha venido de la mano del Centro Tecnológico de la Agroindustria Adesva, que conjuntamente con la Asociación Interprofesional de la Fresa Andaluza –Interfresa- dieron a conocer recientemente el primer modelo de gestión del residuo del plástico Agrícola, por y para el agricultor.

Un agricultor en un terreno preparado para sembrar fresas. Un agricultor en un terreno preparado para sembrar fresas.

Un agricultor en un terreno preparado para sembrar fresas. / Jordi Landero (Huelva)

El novedoso modelo, que lleva por nombre Siggplast, fue presentado por los presidentes de ambas entidades, Antonio Morera Vallejo y José Luís García-Palacios, respectivamente, a representantes de las Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas –OPFH- de Huelva, en un acto que tuvo lugar en las instalaciones de Adesva en Lepe.

El diseño del programa que servirá de plataforma para el sistema de gestión fue realizado por la propia Adesva, contando para ello con participación de varias empresas especializadas, y se estaría en disposición de su ejecución a los efectos de dar cumplimiento a la gestión de residuos de cara a la presente campaña 2019. Una vez validado, el modelo sería exportable a otras provincias españolas.

El acto fue presentado por Morera Vallejo, quien destacó la importancia del papel de Adesva en la identificación de las necesidades del sector y la transferencia del conocimiento para una agricultura onubense competitiva y sostenible. El presidente del Centro Tecnológico de la Agroindustria también puso en valor el trabajo que está desarrollando el equipo de dicha entidad en materia de gestión de los residuos plásticos, dada la importancia de éstos para la competitividad de las explotaciones agrarias. Por un lado en el desarrollo de diversos proyectos de investigación relativos a nuevos plásticos biodegradables, como es el caso del proyecto europeo Biomulch, cuya fase de desarrollo finalizará en los próximos meses para su lanzamiento al mercado; y por otro el diseño de modelos de gestión de los residuos plásticos agrícolas, como es el caso de Siggplast.

La agricultura onubense genera entre 18.000 y 25.000 toneladas de residuo plástico. La agricultura onubense genera entre 18.000 y 25.000 toneladas de residuo plástico.

La agricultura onubense genera entre 18.000 y 25.000 toneladas de residuo plástico. / Jordi Landero (Huelva)

Por su parte, García- Palacios incidió en la importancia de manifestar una actitud proactiva y de unión del sector para aprovechar la oportunidad de implantar un sistema que nazca de las propias necesidades del agricultor y que redunde en su propio beneficio. También puso de relieve la importancia de anticiparse a la implantación de otros sistemas, “que si no los instaura el sector, los impondrá la propia Administración o los productores de plásticos”.

Por su parte, Guillermo Caballero, director de Proyectos Agrarios de Adesva, presentó un análisis de la situación actual del residuo en la Provincia de Huelva durante el que subrayó que la plasticultura juega un papel “fundamental” en la agricultura onubense, especialmente en la producción de frutos rojos, generando un importante volumen de residuos plásticos.

La repercusión de estos residuos sobre el medio ambiente genera una manifiesta alarma social, que refuerza la necesidad de desarrollar modelos de gestión por parte de los agricultores, que acrediten el adecuado tratamiento y su contribución para el impulso de una economía circular efectiva. Caballero indicó que ante la ausencia de modelos, la normativa actual establece que la responsabilidad de la gestión recae directamente sobre el productor o poseedor inicial de los residuos, es decir, en el agricultor.

Ante esta situación, y dada la proximidad del fin de la actual campaña fresera, Adesva e Interfresa han hecho propuestas innovadoras a la Consejería de Agricultura Pesca de la Junta para el desarrollo de modelos de gestión de estos residuos, que cumplan con los objetivos de acreditar su adecuada gestión por parte de los agricultores, limitar su responsabilidad, posicionar al sector ante futuros sistemas de gestión impuestos por las Administraciones u otros agentes implicados -productores de plásticos- y lograr una mayor eficiencia en la gestión y transparencia del coste de la propia gestión.

Un tractor prepara una finca para plantar fresas. Un tractor prepara una finca para plantar fresas.

Un tractor prepara una finca para plantar fresas. / Jordi Landero (Huelva)

En base a esta realidad nace Siggplast, un modelo donde el agricultor se presenta como principal protagonista en el control y adecuado tratamiento del residuo, y que supone la solución integral más eficaz ante el problema.

El propio Adesva también acogió el año pasado una jornada donde se dieron a conocer los detalles de un nuevo plástico acolchado de uso agrícola biodegradable estará pronto a disposición de aquellos agricultores onubenses que deseen poner fin al problema que actualmente supone no saber qué hacer con un material que están obligados a renovar cada año en sus explotaciones freseras.

Se trata del plástico acolchado que los agricultores ponen en el suelo para conformar las lomas donde se planta la fresa, conocido popularmente como plástico negro por su color, y que gracias a este proyecto de innovación podrá ser sustituido por un material de base biológica que, en contacto con otros elementos, acelera su proceso de descomposición y degradación una vez concluida su vida útil.

El proyecto se enmarca en una iniciativa de innovación, y por tanto cuenta con financiación europea en el marco del horizonte 20/20, donde participan entidades de varios países comunitarios, entre ellas Morera Vallejo Industrial con el apoyo de Adesva, donde se han llevado a cabo los experimentos y pruebas del nuevo material.

El Centro Tecnológico de la Agroindustria Adesva es una asociación empresarial sin ánimo de lucro que aglutina a más de medio centenar de empresas e instituciones públicas representativas del sector agroindustrial y servicios auxiliares a la Agricultura.

En la actualidad es un referente en el territorio ya que fomenta la cooperación empresarial identificando sus necesidades tecnológicas e incentivando la búsqueda de oportunidades y soluciones comunes complementarias entre sectores a través de la investigación e innovación, y aportando conocimiento y capacitación para su desarrollo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios