astronomía

Entre ovnis y Perseidas a orillas del río Tinto

  • Cientos de aficionados se dan cita en lugares con buena visibilidad para observar el fenómeno de las estrellas fugaces en la mejor noche del año

El cielo en La Palma ofrecía un panorama perfecto para la observación. El cielo en La Palma ofrecía un panorama perfecto para la observación.

El cielo en La Palma ofrecía un panorama perfecto para la observación. / reportaje gráfico: amelia uceda

Humildad. Es lo primero que el espectador experimenta cuando se sienta bajo las estrellas a orillas del Río Tinto, a su paso por las inmediaciones de La Palma del Condado. La noche cae y el horizonte aparece dibujado con la silueta de los árboles que conforman el paisaje. El rumor del agua del río apenas se oye, ya que en mitad del estío el caudal es muy bajo. Solo queda voltear la cabeza hacia arriba, a ser posible en un asiento reclinable o tumbado en el suelo, y rendirse a lo evidente, un cielo estrellado y majestuoso dispuesto a ser desgranado por Diego Vázquez, de Platalea.

Vázquez lleva con esta labor desde el año 2005 y se le nota tanto su pasión por la astronomía como el rigor de los datos que aporta. Nada más empezar la sesión, que versaba sobre extraterrestres y Perseidas, aparece surcando el cielo un objeto volante no identificado. Entre bromas, Vázquez explica que se trata de la estación espacial internacional que, como si de una estrella móvil se tratara, hace su recorrido pasando al lado de Júpiter y sigue hacia los puntos estrellados que se corresponden con Saturno y Marte. Con su puntero láser, que parece llegar hasta el infinito, el miembro de Platalea da a conocer las principales constelaciones que aparecen en el cielo en esta época del año y en el horario en que se hizo la actividad. Asimismo, Vázquez incide en que siempre indican dónde se encuentra la Estrella Polar, "para poder orientarse en la noche" y que la mayoría de las actividades de Platalea son "a ojo desnudo", sin utilizar ninguna herramienta para mirar el cielo, como pueden ser unos prismáticos.

Las lágrimas de San Lorenzo se pudieron observar en un cielo totalmente limpio

Constelaciones como la Osa Mayor y la Osa Menor, los Boyeros, Draco, Cefeo, Casiopea, Andrómeda y Perseo fueron desmenuzadas por Vázquez, que ofreció información científica y explicó a continuación algunos mitos y leyendas de dichas constelaciones. Mientras, las Perseidas, a pesar de que la noche de más profusión de estos meteoros es la del 11 al 12 de agosto, hacían acto de presencia arrancando más de un una exclamación contenida a todos los asistentes. Vázquez informó acerca del porqué de esta lluvia de estrellas y del origen de su nombre, en una charla en la que las notas de humor propiciaban las carcajadas del público. Un público formado por grandes y pequeños, familias, parejas, grupos de amigos y un largo etcétera, que venían desde La Palma y de otros lugares de la provincia. La noche era cálida y húmeda y el cenit aparecía despejado dejando visible un sinfín de estrellas cuya tipología explicaba Vázquez. Desde las más parecidas al sol hasta las más diferentes, pasando por los púlsar, otro fenómeno astronómico que es una estrella de neutrones que emite una radiación periódica, ya que posee en intenso campo magnético.

Todos estos datos eran desgranados con gracia y rigor por el integrante de Platalea, que además ofreció las últimas informaciones en cuanto a las investigaciones de astrónomos y demás científicos acerca de la posibilidad de la existencia de vida extraterrestre. Para ello, Vázquez explicó que "los elementos químicos que producen la vida en la Tierra se forman en las estrellas". Por lo tanto "si estrellas hay cientos de miles de millones en los cientos de miles de millones de galaxias que forman el universo", explicaba el conferenciante, "la materia de la que está hecha la vida está por todos lados en el universo". De esta forma, Vázquez habló de los extremófilos, seres vivos que viven en condiciones extremas, como podían ser el caso de los seres que tienen su hábitat en el río Tinto, en el que se desarrollaba la actividad. Además, los intentos de comunicación con seres extraterrestres por parte de los humanos también acaparó la atención de los espectadores, así uno de los casos que expuso Vázquez fue el mensaje lanzado en la sonda Voyager con imágenes, música y mensajes de voz en idiomas que iban desde el esperando hasta el namoi, pasando por el latín, el español o el inglés. Mientras el público miraba al cielo y las Perseidas se dejaban ver, sonaban en un altavoz esos mensajes de paz y buenos deseos a otras formas de vida en el universo. Entre las imágenes lanzadas en la sonda no podía faltar un águila culebrera sobrevolando Doñana, como muestra de la belleza de nuestro planeta.

El punto y final de esta velada lo pusieron las notas al piano de Manuel Delgado, artista local que ha colaborado en más de una ocasión con este tipo de actividades, que organiza la Concejalía de Turismo del Consistorio palmerino. Música en directo que casi se acompasaba con el avistamiento de las estrellas fugaces, en una velada de intensas sensaciones y deseos cumplidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios