Huelva

La Umbría disfruta de sus migas solidarias

  • Para la elaboración de este plato tradicional onubense se emplean 200 kilos de patatas y 500 panes

Algunas de las personas que acudieron a la cita gastronómica Algunas de las personas que acudieron a la cita gastronómica

Algunas de las personas que acudieron a la cita gastronómica / Javier Moya (Huelva)

La Umbría disfrutó de sus afamadas y populares Migas Solidarias, una de las citas más antiguas, consolidadas, y de mayor reclamo turístico, que el próximo año cumplirán las dos décadas de existencia. Un año más fueron muchos los visitantes y serranos que se fueron a La Umbría, aldea aracenense.

Desde primeras horas de la mañana la carretera de La Umbría empezó a tener un constante tránsito de vehículos y, como siempre, algo colapsada hasta la entrada. El objetivo era claro, llegar al Pabellón Multiusos, al final de la aldea, justo detrás de la iglesia de la Virgen de la Antigua.

Cada uno aparcó donde pudo, algunos incluso utilizaron el bus gratuito desde Aracena, con servicio de lanzadera constante desde las doce del mediodía hasta las seis de la tarde, desde la parada de autobús de Aracena, gentileza del Ayuntamiento.

A media tarde, cuando mejor estaba el tiempo, la estampa era única: centenares de personas en el gran rellano donde se ubica el pabellón. Y por supuesto el interior del pabellón, en el que se distribuyeron mesas y sillas, también lleno de personas.

Preparando las migas. Preparando las migas.

Preparando las migas. / Javier Moya (Huelva)

En la zona de cocina del pabellón, tras la barra, había una docena de vecinos de La Umbría haciendo migas durante varias horas seguidas. Unas migas a lo grande que mueven cifras tremendas como casi 200 kilos de patatas o más de 500 panes artesanos de la zona.

En el exterior del pabellón había una zona de tickets y cada uno fue pidiendo lo que quiso: plato de migas, bebidas, dulces caseros, otro de los éxitos del evento, u otras delicias. Incluso un año más, y ya van varios, hubo también cortadores de jamón y venta del producto más preciado.

Las migas en sus orígenes se celebraban en el Centro Social, en pleno centro de la aldea y el espacio pronto se quedó pequeño. Con el paso de los años se han ido incorporando otras delicias y cada vez más visitantes. Además de migas hubo los esperados dulces caseros que como siempre se acabaron con celeridad, pese a haber muchas docenas, de hecho algunas familias y reuniones se los comieron allí por la tarde, e incluso el rico jamón y bien cortado, migas de chorizos , y chorizos asados o caldereta.

La Umbría, una pequeña aldea de Aracena (de las más grandes en población de la seis bajo la tutela de la localidad cebollera), ha sido estos días uno de los puntos más visitados de la Sierra onubense.

La gran mayoría de sus vecinos se vuelcan, tanto las semanas previas como el día en cuestión, para organizar un evento de una magnitud que a ellos mismos sorprende y que además tienen carácter solidario. La organización corre a cargo de la Asociación de Mujeres El Pilar y, en esta ocasión, los beneficios serán para dos familias de Puerto Moral e Higuera de la Sierra que por motivos muy justificados necesitan de una ayuda urgente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios