golfo de cádiz

Los mariscadores de la chirla encuentranel caladero en "buenas condiciones"

  • Los barcos capturan en tan solo dos horas los 120 kilos de marisco asignados al día

Mariscadores de la chirla. Mariscadores de la chirla.

Mariscadores de la chirla. / h.i.

Los mariscadores de la chirla se han encontrado con el caladero en buenas condiciones, en cuanto a recursos se refiere. Los barcos salieron ayer a faenar tras ocho meses de inactividad y después de que el sector del Golfo de Cádiz diera una tregua a la Junta de Andalucía tras las desavenencias que mantiene con la tara y los días de actividad.

Los representantes de los puertos pesqueros de Punta Umbría, Isla Cristina, Lepe y Ayamonte y de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) decidieron el pasado viernes no retomar la actividad el lunes, día de la reapertura del caladero, por entender que las condiciones impuestas por la administración autonómica eran "inviables".

Ayer los mariscadores si lo hicieron después de que la Junta haya ampliado los días de actividad de cuatro a cinco. Tanto el patrón mayor de la Cofradía de pescadores de Punta Umbría, Manuel Fernández, como el presidente de la Asociación de Armadores de Isla Cristina, Francisco Faneca, coincidieron en señalar que el caladero cuenta con abundantes recursos, tanto es así que en solo dos horas alcanzaron las tara de 120 kilos de chirla por barco, establecida por la Consejería.

La mayoría de las embarcaciones salieron a faenar a las siete de la mañana y poco más tarde de las diez habían regresaron a puerto con el cupo. Lo hicieron en algo más dos horas de trabajo cuando disponen de cuatro al día.

En apenas unas horas también los mariscadores comercializaron la carga en sus respectivas lonjas, a unos precios considerados como "aceptables".

El sector ha pedido a la administración una reunión una semana después del reinicio de la actividad para tratar y evaluar la situación actual de viabilidad económica (comercialización) a tenor de los resultados producidos en estos días de trabajo con pruebas objetivas en cuanto a beneficios y gastos.

Los mariscadores pretenden que si los resultados de la primera semana "son viables y en el caso de que la pesquería continúe", se pueda ampliar en dos horas más del tiempo de trabajo efectivo a partir del mes de noviembre, pasando de cuatro a seis horas. A esto suman, la necesidad de que se revise la asignación de kilos a los rastros remolcados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios