Provincia

Una experiencia "muy enriquecedora" para imitar

  • Juan José Domínguez, primer propietario en el proyecto, recomienda a los leperos que se sumen

El presidente de Fecons, Marius Nsadap; el inquilino, Papa Demba Diouf; la coordinadora de Fecons, Mónica Montaño; y el propietario de la vivienda, Juan José Domínguez, posan juntos en el salón. El presidente de Fecons, Marius Nsadap; el inquilino, Papa Demba Diouf; la coordinadora de Fecons, Mónica Montaño; y el propietario de la vivienda, Juan José Domínguez, posan juntos en el salón.

El presidente de Fecons, Marius Nsadap; el inquilino, Papa Demba Diouf; la coordinadora de Fecons, Mónica Montaño; y el propietario de la vivienda, Juan José Domínguez, posan juntos en el salón.

Juan José Domínguez no oculta su satisfacción por ser el primer vecino de Lepe en poner un inmueble a disposición del proyecto. Según sus propias palabras, la experiencia ha sido para él tan positiva que actualmente es el dinamizador de la bolsa de viviendas.

La historia de Domínguez es curiosa. "Todo empezó con el fallecimiento de mi madre en 2015. Mis hermanos y yo no sabíamos qué hacer con su vivienda y a finales de 2016 conocimos este proyecto, que a todos nos pareció interesante, por lo que nos aventuramos a dar esta utilidad al inmueble", explica.

Para este lepero, la experiencia "ha sido muy enriquecedora", aunque confiesa que al principio "resultó un poco inquietante" por tratarse de personas a las que "desconoces totalmente" y que, por tanto, "a priori, te generan cierta inseguridad". No obstante reconoce que "todos esos flecos de inseguridad quedan muy bien atados cuando conoces el proyecto, que finalmente transmite bastante confianza".

Domínguez afirma que es importante "haber conocido personalmente a quienes después van a habitar tu vivienda". Un proceso previo en el que es "bastante duro" oír de primera mano su experiencia de vida y su relato sobre "cómo malviven en las chabolas". "Y eso al final es lo que realmente te mueve -añade-, sobre todo cuando llegan a la vivienda y se emocionan porque están entrando en una casa en la que van a vivir dignamente. Eso te deja sin palabras".

Por todo ello Domínguez insiste en la necesidad de que los propietarios de viviendas vacías en Lepe las pongan a disposición del proyecto. En primer lugar porque se garantiza el cuidado del inmueble, y en segundo lugar, "y mucho más importante", porque "se contribuye a ayudar a personas que lo están pasando francamente mal". Para mí esto último es un motor muy potente, mucho más que el dinero que puedas obtener por el alquiler, que para mí queda en un plano muy secundario".

"El acceso a una vivienda es muy importante porque supone el inicio de su salida del gueto en el que viven". Así lo corrobora el propio Papa Demba Diouf, quien afirma chapurreando el castellano, pero evidentemente emocionado, que decidió participar "para disfrutar de una vida digna porque vivir en el asentamiento es muy duro y difícil. No hay agua, electricidad, higiene, cocina... Muy mal… Muchas carencias".

Domínguez enfatiza que los inquilinos que ocupan su vivienda "han afrontado el cambio con una enorme ilusión y con el objetivo de no defraudar por ser conscientes de que lo que ellos hagan puede condicionar el acceso a una vivienda a otros muchos compañeros que siguen en las chabolas". Por eso, concluye, "su preocupación por cuidar la casa, porque todo esté bien, por no extralimitarse, o por no molestar a los vecinos, es verdaderamente encomiable".

Y es que las aspiraciones de este joven senegalés, como las de cualquiera, no son otras que mejorar sus condiciones de vida y las de sus familiares, de ahí que confiese abiertamente que su gran sueño pasa por traerse algún día a España a su familia para emprender un nuevo proyecto vital basado en vivir dignamente de su trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios