agricultura

La empresa señalada por Podemos pasó una inspección de Trabajo hace un mes

  • UGT, CCOO y el cónsul de Marruecos visitaron las instalaciones y comprobaron que cumplían la legalidad

  • Los alcaldes de Moguer y Palos rechazan la generalización de las acusaciones

Temporeras marroquíes ante la Delegación de la Inspección de Trabajo en Huelva el pasado lunes. Temporeras marroquíes ante la Delegación de la Inspección de Trabajo en Huelva el pasado lunes.

Temporeras marroquíes ante la Delegación de la Inspección de Trabajo en Huelva el pasado lunes. / alex fernández

La empresa señalada por el SAT y dirigentes de Podemos por explotar a trabajadoras, someterlas a condiciones abusivas de trabajo e incluso ser víctimas de abusos sexuales, pasó hace poco más de un mes una inspección de Trabajo sin que se señalara ninguna deficiencia grave digna de mención en el informe que remitieron después de dicha visita. Según ha podido conocer Huelva Información, también fueron visitadas las instalaciones hace unos días por representantes tanto de UGT como de CCOO, sin que, de nuevo, se detectaran ni por asomo, las denuncias realizadas en Huelva por Diego Cañamero y Libertad Benítez, diputados nacional y andaluza, respectivamente.

Más aún, hace poco menos de dos semanas y después del revuelo organizado tras conocerse la publicación alemana en la que se acusaba a los empresarios, jueces, medios de comunicación y sociedad civil de connivencia para ocultar violaciones masivas en los campos de Huelva, el cónsul de Marruecos visitó, sin aviso previo, las instalaciones de la empresa. Responsables de la misma confirmaron a Huelva Información que "el representante de Marruecos nos felicitó después por la manera de tratar a sus compatriotas, con las que hablaron durante varias horas".

Este aspecto fue confirmado por el presidente de la patronal del sector, Freshuelva, Alberto Garrocho, quien reconoció que "la entidad forma parte de nuestra organización y jamás hemos tenido ningún problema con ellos; no puedo decir que si hay una finca modélica son ellos, pero sí destacar que jamás hemos tenido problema alguno. Cumplen la legalidad en todos sus aspectos". Garrocho se mostró particularmente contrariado por la actitud de los parlamentarios de Podemos, a quienes acusó de defender "otros intereses y no los de los trabajadores".

Por su parte, el alcalde de Moguer, el socialista Gustavo Cuéllar, quiso dejar claro su "más profundo rechazo a cualquier acto de agresión psíquica o física a una mujer", por lo que condenó los posibles abusos sexuales y laborales a temporeras en la provincia, aunque aseguró que es un tema que se debe tratar con cautela porque las investigaciones judiciales y de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado aún no han terminado. Cuéllar remarcó que hay que ser prudentes ante las denuncias presentadas y esperar al pronunciamiento de la Justicia, pero incidió en que "no se le puede poner el yugo" a todo el sector fresero.

El alcalde afirmó que hay que tratar con responsabilidad y cautela las denuncias sobre posibles casos de abuso, así como indicó que es "muy desagradable" que se acuse a "todo un sector" de estas situaciones. Convencido de que hay que esperar a que concluyan las actuaciones judiciales y las investigaciones, reiteró que condena cualquier tipo de cualquier agresión psíquica o física a la mujer, lamentando además quien "lo haga abusando del cargo que ostente sea cual sea y en el ámbito que sea".

De otro lado, cuestionado por las valoraciones del Sindicato Andaluz de Trabajadores y del diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero, lamentó que se lleven a cabo "exageraciones en términos de globalizar y meter en el mismo yugo a todo a un sector", lo cual considera "excesivo e impropio". Por ello, ha sostenido que hay que esperar a la respuesta de la Justicia y abordar esta cuestión con responsabilidad y prudencia "tanto por las víctimas como por el sector".

Por su parte, el alcalde de Palos, Carmelo Romero, señaló ayer que "Diego Cañamero ha sobrepasado todos los límites de la decencia. Los agricultores de toda la provincia (Palos, Moguer, Lucena del Puerto, Rociana, Almonte, Bonares, Cartaya, Lepe y todos) están indignados con sus palabras y con haber dicho de manera generalizada que en el sector de los frutos rojos de la provincia se vulneran los derechos, acosando laboralmente y sexualmente a los trabajadores temporeros de la fresa. Nada más lejos de la realidad. Y están indignados los agricultores porque Cañamero pone en duda la honorabilidad de todos al generalizar y porque, en segundo lugar, está poniendo en riesgo la economía de los agricultores y de la provincia".

Para Romero "los agricultores no se merecen a un Cañamero que vaya diciendo de forma lenguaraz cosas que las generaliza. Porque si hay un incumplimiento laboral o un acoso sexual, o dos, tres o cuatro, son esos los responsables y no todos los agricultores de la provincia y el sector agrícola. Por lo tanto, a Cañamero habrá que ponerle los puntos sobre la íes. Yo voy a intentar hacerlo. Ya se los puso Báñez, le dijo varias cosas con corrección. Hay otros que también se lo vamos a decir".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios