el calabacino

El juez condiciona la demolición de una vivienda ilegal a su inclusión en el PGOU

La pareja acusada de construir una vivienda ilegal en suelo no urbanizable en la aldea de El Calabacino, en Alájar, ha sido condenada tras alcanzar una conformidad entre Fiscalía y defensa, a un año y medio de prisión y al pago de una multa cada uno de 1.800 euros, así como a la demolición de la construcción. No obstante, no se procederá a la misma si en el plazo de cinco años se declara por las administraciones competentes su legalización expresa.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, se manifiesta en los mismos términos que la dictada contra otro matrimonio que fue juzgado por hechos similares el pasado mes de mayo.

Los hechos son considerados constitutivos de un delito contra la Ordenación del Territorio, del artículo 319.1 del Código Penal. En concreto, esta construcción de trata de la ampliación de una vivienda de once metros de lateral-fondo, 20 de largo y ocho de altura en una finca de 26 áreas, sin que constara la existencia de edificación alguna, según el escrito del Ministerio Fiscal.

La edificación se encuentra situada en suelo no urbanizable de especial protección por estar enclavada dentro del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, por lo que el fiscal considera que los acusados no solicitaron licencia municipal ni autorización de la Dirección del Parque Natural.

Del mismo modo, aseguró en su escrito que estas obras se realizan para la vivienda habitual de los denunciados y sus hijos en una finca sin actividad agrícola ni ganadera, incompatible con la legislación protectora del parque natural y que prohíbe nuevas viviendas sin vinculación con usos agrícolas-ganaderos-forestales. Además, se trata de una ampliación de la vivienda, que no estaba finalizada en marzo de 2017.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios