golfo de cádiz

La apertura del caladero de la chirla, pendiente de los informes científicos

  • El sector conocerá el próximo día 20 de este mes el estado de los recursos de la pesquería

Barcos de la chirla amarrados en el puerto de Punta Umbría. Barcos de la chirla amarrados en el puerto de Punta Umbría.

Barcos de la chirla amarrados en el puerto de Punta Umbría. / h. información

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha reiterado que el caladero de la chirla "se reabrirá y se reanudará la actividad pesquera en cuanto así lo permitan los informes científicos" que, elaborados por el Instituto Español de Oceanografía (IEO), evalúan la situación de la especie.

Así se lo ha trasladado a la alcaldesa de Punta Umbría, Aurora Águedo, en el marco de una reunión el pasado miércoles, en la que incidió en que "los tres objetivos van de la mano como una realidad indivisible: asegurar la regeneración de la especie, dar respuesta a las familias que viven de la captura de este bivalvo mientras dure el cierre del caladero y garantizar el futuro de la actividad económica".

El consejero de Pesca ratifica su compromiso con la sostenibilidad para el sector

El consejero ratificó su compromiso con "la sostenibilidad ambiental, social y económica del sector de la chirla del Golfo de Cádiz", de manera que el caladero se podrá reabrir en cuanto los informes científicos certifiquen la recuperación de la especie.

En la actualidad se continúa con la recogida de muestras para estudiar la evolución de la chirla, una cuestión que se analizará el próximo 20 de junio en la reunión que mantendrá el Grupo de Trabajo de Gestión de la Pesquería, constituido con la participación de la Junta y representantes del sector.

En ese foro también se abordarán las condiciones de gestión del caladero para, una vez recuperada la especie, garantizar una explotación sostenible que asegure el futuro de esta pesquería. Asimismo, en junio se celebrará una reunión del otro grupo de trabajo puesto en marcha, en el que se estudiarán estrategias que permitan aumentar el valor añadido de la chirla y una mejora en su comercialización.

Sánchez Haro indicó que son "múltiples" los encuentros mantenidos con el sector en el marco de una "interlocución permanente" y recordó que la Consejería ha convocado una línea de ayudas dotada con 1,8 millones de euros para 2018.

"Dijimos, ante la dolorosa decisión que tuvimos que tomar en enero ante la contundencia de los informes científicos de seguimiento del Instituto Español de Oceanografía, que no dejaríamos a su suerte a las embarcaciones de draga hidráulica de los puertos de Huelva y Cádiz, ni a sus tripulantes y no lo hemos hecho", aseveró el consejero.

El titular de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural señaló que, ya el 26 de abril, quedaba recogida en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) una orden de incentivos "muy trabajada y consensuada con el sector", con un plazo de solicitud que ha permanecido abierto hasta el pasado 11 de mayo. "Sólo 18 días después", el 29 de ese mismo mes, "publicamos el requerimiento de subsanación de errores de las peticiones presentadas", un proceso que, como ha expuesto, se alargará hasta el 13 de junio, detalló.

La orden de incentivos contempla una cantidad fija por buque y mes natural completo, determinada en función del número de tripulantes enrolados en la embarcación a fecha de 2 de octubre de 2017, tal y como solicitaba el propio sector. La cuantía por barco es de 500 euros, más otros 400 euros por cada uno de sus marineros. La ayuda estipula, también como respuesta a una de las peticiones de los interesados, que para el cómputo de la misma los armadores que hayan trabajado a bordo de la embarcación puedan contabilizarse como tripulantes.

Entre los requisitos que recoge la norma para acceder a estas subvenciones, las embarcaciones deben haber ejercido la actividad pesquera durante un periodo mínimo de 60 días en los doce meses inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de la ayuda.

En cuanto a los criterios para la concesión de la subvención, se valora el número de días que la embarcación haya ejercicio la actividad en los dos años anteriores a la solicitud. Tienen prioridad, además, las mujeres armadoras o tripulantes de los barcos afectados por el cierre

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios