Ayamonte

Tercer retraso en las obras del puente internacional del Guadiana

  • La sustitución del sistema de atirantamiento retrasa la remodelación integral del viaducto. El fin de los trabajos, financiados al 50% por ambos países, se anunció para diciembre de 2018

El puente internacional del Guadiana comunica Huelva con el Algarve portugués. El puente internacional del Guadiana comunica Huelva con el Algarve portugués.

El puente internacional del Guadiana comunica Huelva con el Algarve portugués. / J. Landero (Ayamonte)

La sustitución completa del sistema de atirantamiento del puente internacional del Guadiana, que une las localidades de Castro Marim (Portugal) y Ayamonte (España), están provocando un nuevo retraso en las obras que, para la remodelación integral de dicho viaducto, están acometiendo al cincuenta por ciento los gobiernos de ambos países desde el mes de noviembre de 2017. Trabajos que, según los datos que ofrecieron representantes de ambos ejecutivos en junio de ese mismo año, tendrían que haber concluido en diciembre de 2018.

Según han indicado a Huelva Información fuentes del Ministerio de Fomento del Gobierno de España, las obras “están en marcha” y las actuaciones en el tablero del puente: fresado de firmes e impermeabilización, “se encuentran ya ejecutadas”. No obstante, prosiguen las mismas fuentes, “están pendientes sólo las actuaciones de sustitución completa del sistema de atirantamiento”, lo cual “se ha ralentizado porque Portugal ha tardado en aprobar estas nuevas actuaciones y dotarlas presupuestariamente”.

Cuestionadas por esta Redacción sobre una fecha concreta para la finalización definitiva de los trabajos, las fuentes de Fomento han señalado que “parece que en octubre podría empezar con ellas [en referencia a las actuaciones para la sustitución del sistema de atirantamiento], si bien los nuevos tirantes tardarán algún mes en fabricarse aún”.

Fomento también ha precisado que la Dirección General de Carreteras “está en contacto permanente con Estradas de Portugal”, que según añade “ha enviado un esquema de cortes de calzada previsto ya para el mes de octubre”.

El tejido empresarial de la zona ha mostrado su malestar y exige la finalización de las obras

El puente internacional sobre el Guadiana fue construido en 1991 por el Gobierno luso con la aportación económica del 50% por parte de España, por lo que, según el Ministerio, los trabajos de conservación y mantenimiento de dicha infraestructura “se realiza de la misma manera: la gestión compete a Portugal y las obras de rehabilitación son sufragadas al 50% por ambos países”.

Por otra parte, mientras se siguen acumulando meses de retraso en la conclusión de los trabajos (ya son nueve), el tejido empresarial de la zona ha empezado a mostrar su malestar, así como a exigir su finalización y la adopción de medidas que amortigüen sus efectos adversos.

Así lo señaló esta semana a Huelva Información Carmen María Báñez, secretaria general tanto de la Cámara de Comercio como de la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa -Apyme- de Ayamonte, la cual ha subrayado que las obras “ralentizan” el paso de vehículos por el puente, “dificultando” la movilidad entre ambos lados de la frontera, especialmente en momentos de mayor afluencia como la temporada alta estival o los distintos puentes festivos del resto del año.

Para Báñez dichos efectos negativos, que “generalmente no son muy excesivos”, se dejan notar especialmente en la actividad comercial, el turismo y la hostelería ya que “dificultan” el consumo local y la movilidad turística.

El viaducto es objeto de obras de mejora desde hace varios meses. El viaducto es objeto de obras de mejora desde hace varios meses.

El viaducto es objeto de obras de mejora desde hace varios meses. / J. Landero (Ayamonte)

La secretaria de la Cámara y la Apyme de Ayamonte también ha concretado que actualmente la obra “está mejor señalizada”, así como que a día de hoy la situación “es mejor que cuando, en determinados momentos, han dejado libre la circulación en un solo carril por sentido”.

Por otra parte señala que, una vez concluida la temporada alta estival “se pasa bien por el puente, aunque con un límite establecido de 50 kilómetros por hora, lo cual provoca cierto taponamiento en determinados momentos”.

No obstante, cuando más “perjuicios” se ha ocasionado al tejido empresarial de la comarca, concluye la representante empresarial ayamontina, ha sido en los momentos en que se han producido cortes en algunos de sus carriles.

Sobre el futuro más inmediato, y preguntada por el esquema de cortes de calzada del que Fomento ha informado a este rotativo para octubre, Carmen María Báñez ha indicado que puede tener efectos negativos porque en dicho mes “tenemos un puente muy importante como es el del Pilar, que además coincide con la popular Feria de Villarreal de Santo António, donde quienes más pierden son los portugueses dada la numerosa afluencia de españoles al país vecino para hacer compras en el evento”.

Autoridades de España y Portugal en el inicio de las obras de reforma. Autoridades de España y Portugal en el inicio de las obras de reforma.

Autoridades de España y Portugal en el inicio de las obras de reforma. / J. Landero (Ayamonte)

“Solo pedimos que se cumplan los plazos, lo cual nunca se produce”, apunta finalmente Báñez, y que “mientras tanto se adopten medidas que amorticen los efectos negativos de la obra, de cara a garantizar la mayor fluidez posible”. Báñez ha concluido solicitando a las autoridades de ambos países que concluyan los trabajos “antes del inicio de la próxima temporada estival”.

Este nuevo retraso se une al que se produjo incluso antes del inicio de la obra, cuando hubo un desfase de seis meses entre el inminente comienzo de la misma, anunciado para julio de 2017 en un acto celebrado el 2 de junio de ese mismo año a los pies del puente que contó con la presencia de los ministros de Fomento español, Íñigo de la Serna, y de Planeamiento e Infraestructuras luso, Pedro Marques [ninguno de los dos sigue en el cargo]. Pero su arranque definitivo no llegó hasta noviembre de ese año.

El otro retraso se produjo pocos meses después, cuando a principios del año siguiente, 2018, la empresa a la que el Gobierno luso había adjudicado la obra paralizó los trabajos por “dificultades financieras”, según indicó entonces a este diario el presidente de la Cámara Municipal de Castro Marim, Francisco Amaral.

La situación obligó a Portugal a tramitar una nueva licitación, tras la que las obras volvieron a retomarse por parte de la nueva empresa adjudicataria en junio de 2018. Para entonces las autoridades locales a uno y otro lado de la frontera ya habían asumido la dificultad de que los trabajos estuviesen concluidos en diciembre de ese mismo año, como se anunció inicialmente por ambos gobiernos.

La necesidad de sustituir en su totalidad el sistema de atirantamiento del viaducto ha traído consigo este nuevo retraso, el tercero en menos de dos años, ya que según indicaron los ministros de ambos países en junio de 2017 las obras preveían inicialmente la “rehabilitación” (no sustitución) del ya existente, así como también la rehabilitación de los 128 anclajes de los tirantes en el tablero del puente, y de otros tantos en los pilares. También estaba proyectado “retensar” 68 de los 128 tirantes con que cuenta la infraestructura “con el fin de ajustar el tablero del puente en su posición inicial”.

Las obras de remodelación integral del puente sobre el Guadiana contaron con una inversión inicial de 9,3 millones de euros, estando previsto su inicio para julio de 2017, así como su conclusión unos 17 meses después, concretamente en diciembre de 2018.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios