Cartaya

Roban en Cartaya a un empresario 2.500 euros guardados para el pago a proveedores

  • Un segundo asalto en una vivienda también se produjo durante la feria

Vivienda afectada por los últimos robos en Cartaya. Vivienda afectada por los últimos robos en Cartaya.

Vivienda afectada por los últimos robos en Cartaya. / Jordi Landero

La Guardia Civil investiga el robo del que ha sido objeto un pequeño empresario de Cartaya, al que sustrajeron de su vivienda unos 2.500 euros en efectivo la pasada semana, coincidiendo con la víspera de la celebración de las fiestas patronales de la localidad.

Según ha relatado a esta redacción el propio afectado, que prefiere mantenerse en el anonimato, los hechos tuvieron lugar entre las 22:15 y las 22:30 del pasado martes 1 de octubre, cuando el autor o autores del mismo aprovecharon que éste se encontraba en su negocio para entrar por el corral en su domicilio, sito en la barriada conocida como El Lavadero.

Una vez dentro, detalla, “rompieron la puerta de mi dormitorio y lo registraron, revolvieron y tiraron todo, hasta que dieron con el dinero”, que, asegura, tenía guardado en el armario y que estaba destinado al pago de los proveedores de su negocio.

El afectado por este robo –el segundo del que se tiene constancia durante la Feria de Octubre de Cartaya– interpuso la correspondiente denuncia en el puesto de la Guardia Civil, que se ha hecho cargo de la investigación.

El otro robo tuvo lugar solo dos días después, cuando otro vecino de Cartaya, Juan Navea, denunció también a la Guardia Civil el robo del que fue objeto durante la noche del jueves al viernes de feria en su vivienda, donde los ladrones accedieron mientras dormía en su dormitorio con su mujer.

El otro robo se registró en una vivienda de la localidad mientras los propietarios dormían

Según ha indicado el propio Navea a Huelva Información, los hechos tuvieron lugar en su domicilio habitual, sito en la calle Gavia, en pleno centro de la localidad, al que entraron tras forzar “con un destornillador o una herramienta similar” uno de los ventanales del inmueble, por el que lograron introducirse en el mismo.

Asegura que ni él ni su mujer se percataron de nada durante la noche, y que sobre las nueve de la mañana del día siguiente fue ella la que se dio cuenta de que le habían abierto un bolso, del que faltaba un monedero que contenía unos 40 euros y toda su documentación personal.

Igualmente afirma que “seguramente no se llevaron más cosas” porque “sobre las cuatro y media de la madrugada me desperté y me levanté de la cama para ir al baño, por lo que encendí la luz”. En ese momento, describe, “estarían dentro de la casa, se asustarían y huirían por donde mismo habían entrado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios