Costa

Las ONG doblan la asistencia a los damnificados por el incendio de Lepe

  • Fecons dispensa en el comedor social 300 desayunos, almuerzos y cenas al día. Registrado un nuevo fuego en los restos del asentamiento chabolista ubicado junto al cementerio

Un grupo de damnificados por el incendio del asentamiento en el comedor de Fecons. Un grupo de damnificados por el incendio del asentamiento en el comedor de Fecons.

Un grupo de damnificados por el incendio del asentamiento en el comedor de Fecons. / J. Landero (Lepe)

La Federación Europea de Cooperación Norte-Sur (Fecons) que gestiona desde hace años el comedor social de Lepe ha doblado esta semana el número de comidas que diariamente dispensa en dicha entidad benéfica a las personas con menos recursos del municipio, tras tener que atender a los casi 200 damnificados que lo perdieron todo en el incendio que el pasado lunes arrasó casi por completo el asentamiento de chabolas ubicado junto al cementerio de la localidad, el cual ha sido finalmente desalojado de forma definitiva por la propiedad del terreno.

De esta forma, si durante los meses de julio a noviembre dicho comedor social atiende las necesidades alimentarias de unas 170 personas, a las que suministra habitualmente desayuno, almuerzo y cena, desde el lunes esta cifra casi se ha doblado, siendo desde entonces unos 300 los usuarios que diariamente se están acogiendo a esta ayuda de primera necesidad.

Así lo relató ayer a Huelva Información el presidente de Fecons, Marius Nsadap, que subrayó que la entidad está “totalmente desbordada”, tras tener que proporcionar diariamente desayuno y almuerzo en las propias instalaciones del comedor a estas 300 personas, además de las cenas, que se reparten en kits de alimentación para llevar.

Nsadap ha indicado igualmente que “nunca se había dado una situación así” en el comedor social de Lepe, a pesar de los numerosos incendios que se han producido en los últimos años en el asentamiento chabolista ubicado junto al cementerio de la localidad. y es que “ninguno ha sido de la magnitud de éste”, ha enfatizado.

Destacan la magnitud del último siniestro y los daños ocasionados a los inmigrantes

A pesar de ello, añade, “hemos tenido la suerte” de que hace pocos días el comedor había recibido un lote del banco de alimentos “gracias al que estamos pudiendo hacer frente a esta situación”. Además de la ayuda alimentaria, Fecons ha repartido esta semana a los damnificados por el incendio desde el comedor social de Lepe un total de 60 pares de zapatos y “bastante ropa”, así como está prestando desde el lunes servicio de ducha y aseo personal “a quienes lo perdieron todo”.

La Fecons también ha elaborado esta semana un censo de damnificados en base a quienes están recibiendo estas ayudas, y que según la entidad benéfica han sido finalmente un total de 165, entre ellos un grupo de unas 25 mujeres. No obstante, añade su máximo responsable, “calculamos que los damnificados han sido algunos más, hasta llegar casi a los 200, lo que pasa es que el resto no se ha acercado a nuestras instalaciones”.

Por otra parte, ayer se produjo un nuevo incendio en los terrenos donde se ubicaba el asentamiento arrasado el lunes, que calcinó los restos de las chabolas que quedaban en el mismo y que habían sido amontonados por maquinaria pesada a lo largo de la semana. Las llamas se iniciaron poco antes de las once de la mañana y al lugar acudieron algunas dotaciones de la Guardia Civil, y finalmente no fue necesaria la intervención de los bomberos.

Llamas en los restos del asentamiento chabolista. Llamas en los restos del asentamiento chabolista.

Llamas en los restos del asentamiento chabolista. / J. Landero (Lepe)

Según indicaron algunos vigilantes de seguridad privada que desde el lunes custodian la zona, las llamas podrían haberse originado como consecuencia de rescoldos que permanecían activos entre los restos de madera, cartones y plásticos de las chabolas. El fuego provocó una negra columna de humo y se pudieron escuchar algunas explosiones de bombonas de gas que se encontraban aún entre los restos amontonados.

Mientras tanto, en otro extremo de lo que fue el asentamiento, justo al lado del cementerio municipal y donde aún quedan algunas chabolas que no fueron afectadas por las llamas el pasado lunes, maquinaria pesada prosigue llevando a cabo trabajos de desescombro, así como derribando las chabolas que están deshabitadas. Casi 200 personas fueron afectadas por el incendio del lunes, muchas de las cuales han mantenido esta semana una huelga laboral y no han acudido a trabajar al campo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios