nerva

Medio Ambiente redacta el proyecto de emergencias del incendio forestal

  • La Junta aportará 500.000 euros para actuaciones de urgencia, la misma cantidad proporcionada por el Ministerio

Un efectivo del Infoca participa en la extinción del incendio de Nerva. Un efectivo del Infoca participa en la extinción del incendio de Nerva.

Un efectivo del Infoca participa en la extinción del incendio de Nerva. / josué correa

El delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta en Huelva, José Antonio Cortés, ha anunciado una inversión de un millón de euros para trabajos de emergencia y urgencia en la zona afectada por el incendio del 2 de agosto y que afectó a 1.750 hectáreas de Nerva, Campofrío y El Campillo.

Cortés realizó esta comunicación en el transcurso de una reunión en el Ayuntamiento de Nerva con los alcaldes de las localidades a las que alcanzó el siniestro, José Antonio Ayala (Nerva), Mercedes López (Campofrío) y Susana Rivas (El Campillo). El fuego ha dañado el entorno de la Peña del Hierro, en el término municipal de Nerva, incluida en la oferta expositiva de la fundación.

Los técnicos de la Delegación Territorial de Medio Ambiente han redactado el proyecto para llevar a cabo actuaciones hidrológico-forestales de emergencia por 500.000 euros que serán aportados por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Además de la inversión que realizará el Ejecutivo central, el delegado del ramo avanzó que la Junta ha aprobado una partida idéntica de otros 500.000 euros para futuros trabajos de urgencia "antes de que comencemos con la reforestación propiamente dicha una vez que analicemos cómo se desarrolla la regeneración natural durante el próximo año".

Cortés aclaró, conforme a la normativa, que estas inversiones están destinadas al monte público. En concreto, se actuará en los montes La Chaparrita, Mina Poderosa y Las Majadillas.

Los trabajos de la primera fase consistirán básicamente en tratamientos selvícolas en la masa de pinar orientados a prevenir la proliferación de plagas en las masas forestales no afectadas por el incendio y en actuaciones para la protección contra la erosión hídrica, como la creación de albarradas y fajinas.

"El propósito principal es recuperar los rasgos más relevantes del ecosistema que se han perdido y promover la regeneración natural, pero también limitar la escorrentía, controlar la erosión y reducir el riesgo de avenidas e inundaciones", explicó Cortés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios