aljaraque

Maeztu insta al Consistorio a cumplir los requisitos de las convocatorias de empleo

  • A raíz de una queja por la selección de personal para puestos del plan Emple@+30, al Defensor le sorprende que no se exija una titulación relacionada con el trabajo y que no se motive la elección

Ayuntamiento de Aljaraque, en la plaza de Andalucía. Ayuntamiento de Aljaraque, en la plaza de Andalucía.

Ayuntamiento de Aljaraque, en la plaza de Andalucía. / alberto domínguez

Tirón de orejas del Defensor del Pueblo Andaluz al Ayuntamiento de Aljaraque, al que le recuerda que en las convocatorias para acceder a los programas de empleo público, los procesos selectivos se deben ajustar a los preceptos constitucionales.

En cristiano: le dice que las ofertas se deben orientar a seleccionar "en condiciones de igualdad de oportunidades" a los candidatos preseleccionados por el SAE, de "mayor mérito y capacidad" y, para ello, deberá existir "correspondencia entre las funciones a desempeñar en los puestos ofertados y la formación y experiencia" de las personas seleccionadas.

Pero no queda aquí el recordatorio de Jesús Maeztu, quien asegura que, en la interpretación de los baremos de méritos, se deben observar estos mismos principios por parte de la comisión técnica constituida al efecto que, en todo caso, deberá "motivar la justificación de la elección de las personas finalmente propuestas para el desempeño de los puestos ofertados".

Su resolución ve la luz a raíz de que, en el contexto de la ejecución del programa Emple@30+, una persona le expusiera que el Ayuntamiento de Aljaraque, tras ofertar varios puestos de distintas categorías, había seleccionado a candidatos que, a su juicio, no cumplen el perfil "por no poseer la formación y experiencia necesaria". También alegó que para cubrir la oferta no se tuvo en cuenta la antigüedad de solicitud del puesto en el SAE y que una de las personas seleccionadas ya lo había sido antes para otros puestos ofertados, independientemente de los requisitos exigidos.

Por contra, la persona que formuló la queja señaló que ella no fue seleccionada para ser entrevistada, a pesar de estar inscrita en el programa, de ser licenciada con máster, de realizar cursos y tener experiencia acreditada; mientras que el aspirante seleccionado "tiene diplomatura y no cumple los requisitos del perfil técnico".

Una vez admitida a trámite la queja, el Defensor pidió información al Ayuntamiento y a la dirección provincial del SAE. Así, el 8 de junio de 2017, el Consistorio le trasladó que se presentó una oferta genérica de empleo ante el SAE, y que, tanto para la ocupación de un puesto de técnico como para otro de agente, la contratación era para un grupo de cotización 2, de modo que se pidió en ambos casos nivel formativo de diplomatura o grado, sin más especificación, de acuerdo a los requisitos que figuran en la memoria de solicitud de subvención de estos proyectos. Así, una vez que el SAE envió a tres candidatos preseleccionados por puesto, se desarrolló el proceso de elección.

El SAE, por su parte, contestó al Defensor el 7 de septiembre del pasado año, cuando explicó que se limitó a tramitar la oferta genérica de empleo que presentaba el Ayuntamiento para cubrir un puesto de técnico, solicitando tres candidatos que cumpliesen los siguientes requisitos: tener solicitada en su demanda de empleo la ocupación de técnico y tener un nivel mínimo formativo de diplomatura universitaria, sin especificar ninguna titulación en concreto. Así, el SAE se limitaba a intermediar entre los demandantes y el Ayuntamiento, "en base a los requisitos que solicitan en su oferta, correspondiendo a éstas valorar la idoneidad de los candidatos seleccionados".

Tras analizar toda la información, Maeztu consideró que no hay irregularidad en la actuación del SAE, pero vio necesario pedirle más información al Consistorio para saber qué criterios se usaron para solicitar al SAE la preselección de unos candidatos para cubrir puestos tan específicos sin exigir una titulación concreta, toda vez que sólo se requirió la posesión de diplomatura o grado, y la aplicación de dichos criterios.

Así, el pasado 10 de enero, el Consistorio le explicó que, en función de las necesidades trasladadas por las concejalías competentes, sólo para los puestos de Arquitectura e Informática se exigió titulación con especialización. Para el resto se exigió, genéricamente, la de diplomatura o grado al tratarse de grupos de cotización 2.

"El SAE no limita a la titulación de diplomado/grado/licenciado en (…) la posibilidad de inscripción en la ocupación de técnico en (...), siendo que cualquier inscrito/a en la ocupación con diplomatura o grado(...), en combinación con la antigüedad en el SAE y en la ocupación podría haber resultado preseleccionado", expone el Consistorio. Los mismos argumentos aduce con respecto a la ocupación del puesto de agente.

Pero al Defensor le llama la atención que no se exija una titulación académica relacionada directamente con el puesto a desempeñar, sino que únicamente se pida un candidato con nivel formativo de diplomatura o grado. Esta situación le parece aún más llamativa cuando para la oferta del puesto de técnico se pide como requisito "una especialidad formativa de formación ocupacional, en concreto".

Y es que sostiene que, para respetar los principios de mérito y capacidad en el acceso al empleo público, la determinación de los criterios de selección en los procesos selectivos "debe orientarse a la valoración de la experiencia y los méritos formativos que estén relacionados con las funciones públicas a desempeñar, lo que redundaría en que las personas aspirantes que finalmente vayan a ocupar las plazas ofertadas sean las más capacitadas para ello".

Por otra parte, destaca que en el proceso de selección seguido por el Ayuntamiento, la motivación de la elección del candidato "adolece de concreción" . Así, "se cita a las personas preseleccionadas para que aporten el CV y el informe de la vida laboral, entre otros documentos, sin que finalmente, una vez realizadas las entrevistas y valorados los méritos, la comisión seleccionadora acredite qué motivos o valoración le ha llevado a establecer la prelación de candidatos que propone". Por lo tanto, "se desconoce" el criterio seguido.

Esta falta de motivación es, a su juicio, "cuestionable", ya que "no permite conocer la valoración" que la comisión de selección ha realizado de la formación, experiencia y la documentación entregada por los seleccionados para los puestos y que, en el caso de los de técnico y de agente "provoca que puedan suscitarse dudas sobre la idoneidad de los perfiles elegidos", al no explicarse los motivos que justifican la elección de los candidatos propuestos frente al resto de las personas preseleccionadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios