reportaje

Largo trayecto de concienciación

  • José Manuel García no puede acceder al Cuerpo Nacional de Policía por sus problemas de diabetes

  • El onubense recorrerá 1.200 kilómetros en bicicleta para reivindicar sus derechos

José Manuel García, el opositor al Cuerpo Nacional de Policía que ha sido rechazado por padecer diabetes, se entrena a diario para realizar un trayecto hasta Santiago de Compostela. José Manuel García, el opositor al Cuerpo Nacional de Policía que ha sido rechazado por padecer diabetes, se entrena a diario para realizar un trayecto hasta Santiago de Compostela.

José Manuel García, el opositor al Cuerpo Nacional de Policía que ha sido rechazado por padecer diabetes, se entrena a diario para realizar un trayecto hasta Santiago de Compostela. / H.I.

La ilusión no entiende de límites. Cuando alguien quiere demostrar que puede, lo hace por mucho que le cueste y sin contemplar excusas. Es en ese momento cuando el trabajo, la lucha y el tesón se convierten en las herramientas más necesarias para romper cualquier impedimento o techo de cristal, aunque a priori parezca imposible. Este es el caso de José Manuel García, que con tan sólo 23 años vio roto su sueño de pertenecer al Cuerpo Nacional de Policía.

Desde pequeño se propuso una meta y prometió no parar hasta conseguirla. Así, y con el paso de los años, José Manuel creció mientras estudiaba con el único objetivo de que llegase el momento en el que pudiera prepararse las oposiciones. Sin embargo, tras dos años de constancia y sin cesar en su empeño por aprobarlas, el joven onubense vio denegada la posibilidad de pertenecer a este colectivo profesional. Y no por malas calificaciones y por no dar el nivel, sino por ser diabético.

El joven realizará un recorrido de catorce etapas desde El Rocío hasta Santiago

Esta enfermedad se contempla como una subida en los niveles de glucosa que hay en la sangre, y es motivo para ser excluido del Cuerpo Nacional de Policía, a pesar de que en los últimos años las mejoras médicas han permitido que los pacientes controlen de la mejor forma posible su patología sin necesidad de una revisión constante y con la posibilidad de hacer una vida prácticamente normal.

En este sentido, José Manuel asegura tener las mismas capacidades de realizar su trabajo que cualquier otro policía y añade que "cada uno es libre de elegir su camino profesional sin necesidad de ser discriminado". Por ello, desde 2015 ha llevado a cabo diversas propuestas para mejorar estas condiciones a través del Defensor del Pueblo Andaluz, ya que no ha recibido respuesta alguna por parte de otras autoridades, a las que ha reclamado un cambio en la normativa de admisión, al igual que otras empresas, donde la diabetes está considerada una minusvalía sin llegar a serlo realmente. Sin embargo, y a pesar de su incansable lucha, José Manuel lamenta que "me envían correos y me dicen que están estudiando el caso, pero estas cosas tardan y a día de hoy sigo sin saber nada porque recibo mensajes cada tres o cuatro meses".

Además de este onubense, el pasado mes de junio un joven de Sevilla, José Pablo Núñez, denunció la misma situación debido a que después de cinco años de preparación para las oposiciones, le denegaron la entrada al Cuerpo Nacional por padecer la misma enfermedad, que es determinante en otros puestos de trabajo, como funcionario de prisiones , agente del Servicio de Vigilancia Aduanera e incluso como trabajador en Correos. Por este motivo, el sevillano interpuso un recurso, que aún no ha sido resuelto, y promovió una campaña mediante la web change.org, en la que actualmente cuenta con más de 120.000 firmas, y a la que cada día se unen más personas.

Esta misma iniciativa es la que ha llevado a cabo José Manuel a comienzos de esta semana, a pesar de que, por el momento, sólo ha reunido un total de 300 firmas. Así, el joven admite que "esperaba un respaldo mayor por parte de la ciudadanía, pero creo que no somos conscientes del daño que nos supone a los enfermos de diabetes este rechazo". Así, García señala que con su propuesta quiere "trabajar y luchar para que los más pequeños estén respaldados en un futuro y no se vean frenados por prohibiciones de este tipo, porque tendrán sueños como yo, y es muy duro darte cuenta de esta exclusión".

Ahora este opositor ha paralizado todos los estudios relacionados con la Policía. Actualmente trabaja como conductor y reparte, aunque afirma que quiere empezar la carrera de Derecho porque es una materia que siempre le ha interesado. De igual forma, resalta que "debido a todo lo que estoy pasando no me encuentro con fuerzas ni ganas, mi principal lucha es esta y por eso no quiero parar hasta conseguirlo". Asimismo, describe el largo proceso por el que ha pasado a lo largo de estos años, en el que se ha puesto en mano de psicólogos para afrontar los numerosos problemas emocionales que ha sufrido debido a este rechazo laboral.

Para concienciar a los onubenses y la sociedad en general, José Manuel no sólo ha solicitado apoyo a través de esta plataforma, sino que emprenderá un camino lleno de ilusión el próximo 22 de septiembre, y para el que espera contar con el respaldo de todas aquellas personas que entienden su causa. En este sentido, el joven partirá desde El Rocío y realizará un recorrido de catorce etapas hasta llegar a Santiago de Compostela. Con este viaje, José quiere demostrar su fuerza, pero también la capacidad que tiene de superar todos aquellos retos que se propone y hacerlo ver a las distintas instituciones para que cambien la normativa actual.

Sin embargo, y a pesar no sentir todo el respaldo que desea, el onubense agradece el apoyo a todos aquellos que han firmado su petición, así como a la Asociación de Diabéticos de Almonte (ADA) que trabaja en colaboración con el joven, cuyo objetivo principal es crear un futuro a favor de todos aquellos diabéticos y sin límites en el ámbito laboral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios