Provincia

La Junta remarca el poder del turismo enológico en la economía onubense

  • María Ángeles Muriel presenta el II Encuentro Vitivinícola de La Palma del Condado, que se celebra el viernes y el sábado

Presentación del II Encuentro Vitivinícola de La Palma del Condado. Presentación del II Encuentro Vitivinícola de La Palma del Condado.

Presentación del II Encuentro Vitivinícola de La Palma del Condado. / M.G.

La delegada territorial de la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local en Huelva, María Ángeles Muriel, destacó ayer el “papel desestacionalizador y el revulsivo económico del turismo enológico” en la región, y más en concreto en la provincia onubense.

Así lo resaltó durante la presentación del II Encuentro Vitivinícola que se celebra este viernes y sábado en La Palma del Condado y que tendrá como protagonista a los vinos de Somontano, desde donde vendrán hasta una decena de bodegas que compartirán espacio con otras tantas de la provincia. María Ángeles Muriel recordó que esta localidad onubense tiene “una tradición vitivinícola muy arraigada, tanto es así que su feria y fiestas de la vendimia cuentan con la Declaración de Interés Turístico desde 1972. Por eso no se me ocurre mejor lugar para celebrar un evento de estas características”. La cita, que surge a instancias de la Asociación de Amigos del Vino del Condado, “ha conseguido consolidarse como un encuentro de interés para muchas personas de dentro y fuera del sector vitivinícola”, afirmó la responsable de la Consejería de Turismo de la Junta en Huelva, que este año es patrocinadora del evento.

“El enoturismo es hoy por hoy junto al turismo gastronómico uno de los segmentos con mayor poder desestacionalizador y esto es clave para la economía de una provincia como la nuestra, con el consiguiente impacto que implica en el empleo y en la fijación de la población al territorio”, reseñó Muriel, quien señaló que, por este motivo, es una de las apuestas de la Consejería que dirige Juan Marín.

La delegada territorial apuntó que el turista enológico “busca no solo visitar un destino determinado sino también hallar una experiencia sensorial al paladar, un turismo experiencial en torno a un determinado producto”. Además, “este visitante se abre a ver todo el proceso industrial o artesanal más allá de degustar el resultado final, por lo que tiene una fuerte vinculación también con turismo industrial y con el cultural, pues el vino forma parte de la tradición de nuestros pueblos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios