Costa occidental

Ingresado grave un vecino de Cartaya por la ingesta de setas venenosas

  • El hombre es un aficionado a la micología y salió al campo para recoger hongos. El mismo las cocinó y se las comió

La hija del hombre intoxicado con la foto de su padre en el móvil. La hija del hombre intoxicado con la foto de su padre en el móvil.

La hija del hombre intoxicado con la foto de su padre en el móvil. / J. Landero (Cartaya)

Lo que para un vecino de Cartaya de 56 años de edad iba a ser un plácido domingo, dedicado a una de sus principales aficiones por estas fechas, la micología, se convirtió en un auténtico infierno tras acabar hospitalizado con carácter grave por la ingesta de setas venenosas.

Según ha relatado a Huelva Información su hija, Rosa María Demúrez, los hechos tuvieron lugar cuando su padre, como viene haciendo desde hace muchos años, decidió pasar la mañana en el monte recolectando setas.

Cuando llegó a casa las cocinó, se las comió, y a las pocas horas comenzó a sentirse “mareado y con mucha flojedad en el cuerpo”, síntomas a los que se fueron sumando “vómitos, náuseas, y un dolor intenso en el abdomen, hasta que ya casi no tenía fuerzas para levantarse”.

Dada la situación, sus familiares lo llevaron al centro de salud de Cartaya, donde en un principio pensaron que “se trataba de un virus, hasta que le dijimos a los médicos que había ingerido setas recolectadas por él mismo”.

El hombre se encuentra en observación en una habitación totalmente entubado y aislado

Fue entonces cuando saltaron todas las alarmas, siendo enviado inmediatamente al Hospital Juan Ramón Jiménez de la capital provincial, donde fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos –UCI– y donde le confirmaron la intoxicación por ingesta de setas venenosas.

El padre de Rosa María Demúrez se encuentra en observación, y en estado grave, aunque estable, según su propia hija, quien añade que está en una habitación “totalmente entubado y aislado”, a la que los familiares, “solo podemos acceder a verlo muy poco tiempo”.

El único de la familia que comió

Asegura que “casi de milagro” fue su padre el único miembro de la familia que ingirió las setas venenosas, porque “si bien mi cuñada se llegó a meter una en la boca, la expulsó porque le supo muy agria, advirtiendo incluso a mi padre que no se las comiera porque la había notado muy rara”.

A pesar de ello “mi padre no le hizo caso, confiando en los años que lleva comiéndose las setas que él mismo recolecta, y en el libro que le sirve como guía en caso de duda”.

Finalmente, asegura que la familia está pasando momentos “muy malos”, sobre todo por el estado en que se encuentra, y por la “incertidumbre de cómo va a terminar todo esto”, añade Rosa María, que concluye haciendo un llamamiento a la “precaución” con el objeto de que “no vuelva a pasarle a nadie lo que a mi padre”.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios