Campaña de frutos rojos

Freshuelva solo baraja la llegada de 15.000 temporeras marroquíes

  • La organización agraria recuerda que en la reunión de los gobiernos de España y Marruecos se habló de un cupo similar al de la pasada temporada. Rabat aumenta la cifra en 5.000 mujeres

Una temporera en la campaña de recogida de la fresa de Huelva. Una temporera en la campaña de recogida de la fresa de Huelva.

Una temporera en la campaña de recogida de la fresa de Huelva. / H. Información (Huelva)

La Asociación de Productores y Exportadores de Fresas de Huelva (Freshuelva) estima en unas 15.000 trabajadoras con contratos de origen de Marruecos las que vendrán para la campaña de recogida de los frutos rojos.

Según informó a este periódico el gerente de Freshuelva, Rafael Domínguez, ésta es la cifra prevista y así se determinó en la reunión que mantuvieron el pasado mes en Huelva los gobiernos de España y Marruecos sobre la tramitación de trabajadoras marroquíes para la temporada.

Domínguez recordó que en la reunión, a la asistieron el director general de Migraciones del Ministerio de Trabajo, José Alarcón; el secretario general del Ministerio de Trabajo de Marruecos, Noureddine Benkhalil; la subdelegada del Gobierno, Manuela Parralo, y el delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Huelva, Francisco José Romero, además de agentes sociales, se habló de un cupo similar a la campaña anterior, que fue de unas 15.000 trabajadoras, teniendo en cuenta las hectáreas de cultivo y las necesidades de mano de obra que han trasladado los empresarios, aunque todavía quedan por valorar las ofertas que lleguen al Servicio de Empleo Andaluz.

El Gobierno de Marruecos ha avanzado que tramita enviar a España a 20.000 temporeras para la recogida de la fresa y los frutos rojos, según anunció el ministro de Empleo, Mohamed Yatim, tras reunirse con la Agencia Nacional de Empleo (Anapec), encargada de la selección de las candidatas. Esta cifra supone un aumento de 5.000 temporeras con respecto a la campaña de 2018. Del total hay más de 8.000 mujeres repetidoras.

Se han introducido varias novedades para que la campaña se desarrolle en las mejores condiciones posibles

El objetivo de la campaña de contratación es “un trabajo decente” donde se cumplan ciertas “garantías en las selección, el alojamiento, las condiciones de trabajo y el seguimiento”, cuestiones todas consensuadas entre los dos gobiernos.

España y Marruecos han introducido varias novedades respecto a la pasada campaña para que se desarrolle en las mejores condiciones posibles, a fin de que no se repitan los problemas que se produjeron, unos cambios para facilitar todo el proceso, desde la preparación hasta su finalización, para que la campaña de inmigración sea “ejemplar, segura y ordenada”.

Entre ellas destacan las campañas de sensibilización como la que lleva a cabo Marruecos a través de vídeos que muestran a las mujeres las condiciones de trabajo, sus derechos y obligaciones.Del lado español se trabaja en ciertos aspectos como el refuerzo de mediadores de la Junta de Andalucía para que las temporeras puedan contactar con ellos cuando tengan problemas y así recibir información y asistencia en caso de necesidad.

El regreso de las trabajadoras a su país de origen es un tema que preocupa a los dos gobiernos y para ello se ha puesto en marcha un plan de acción que permite a las que vuelven poder obtener un permiso de residencia después de cuatro campañas seguidas, lo que convertirá esta operación en un “modelo de la emigración circular”. Habitualmente el 90% de las trabajadores vuelven a Marruecos.

Preocupa el regreso de las trabajadoras

Sin embargo, en la pasada temporada unas 2.500 optaron por no regresar a su país. Según reconocieron varias fuentes españolas y marroquíes que asistieron al proceso de selección, la tardanza en lanzarse la operación y las prisas con las que se seleccionó a las candidatas y se preparó su viaje, hizo que las condiciones para la elección de las trabajadoras no se cumpliera.

Los requisitos eran ser mujer menor de 40 años, casada y con hijos menores de 14 años a su cargo, todo ello pensado precisamente para disuadir de la tentación de dejar su país atrás y quedarse en España.España y Marruecos trabajan también en mejorar las condiciones de vida, tanto en el aspecto de alojamiento como sanitario, así como con programas culturales para hacer más llevadera su estancia.

La Administración andaluza ha anunciado que realizará un seguimiento a través del Foro de la Inmigración, conjuntamente con las organizaciones sociales, para conocer en todo momento la situación real de las trabajadoras y así tener una campaña tranquila.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios