Provincia

Coronavirus Huelva: mayores y empleados de la residencia de Cartaya están "deseando" recibir la segunda dosis de la vacuna

  • La primera sesión de vacunaciones en este centro asistencial ha sido para ellos "el mejor regalo de Reyes que podíamos haber recibido este año"

José Cruz (i) y Francisco Nogueras conversan en el patio del Centro de Mayores de Cartaya José Cruz (i) y Francisco Nogueras conversan en el patio del Centro de Mayores de Cartaya

José Cruz (i) y Francisco Nogueras conversan en el patio del Centro de Mayores de Cartaya / Jordi Landero (Cartaya)

Para los 77 residentes y 52 trabajadores del Centro de Mayores y Dependientes de Cartaya, la primera dosis de la vacuna contra la Covid-19, que les fue inoculada el pasado día 4 de enero, ha sido "el mejor regalo de Reyes" que podían haber recibido después de casi un año de "mucha angustia" y de "dura lucha" contra un virus que, desde el inicio de la pandemia, ha cambiado radicalmente las vidas de todos, pero especialmente las de los usuarios de este tipo de centros asistenciales por ser la población de mayor riesgo.

Es por ello que, en declaraciones a Huelva Información, tanto un grupo de residentes, como algunos representantes de la plantilla del centro cartayero, han señalado estar "deseando" que pasen los días que faltan para recibir la segunda dosis de una vacuna que esperaban "como agua de mayo para iniciar el fin de esta pesadilla", de la que por el contrario tienen totalmente asumido que "aún queda bastante".

A esta actitud ha contribuido, sin duda, que en dicho centro no se ha producido hasta el momento ninguna reacción adversa al antiviral que les ha sido inoculado, salvo "ligeras molestias" a algunos de ellos en la zona del pinchazo, que aseguran "no han durado ni 24 horas".  

Francisco Nogueras Pereles (77 años) afirma orgulloso que él fue aquella tarde el primer cartayero en recibir la vacuna, tras lo cual asegura varios días después sentirse "bien" porque "ni me ha dolido nada, ni me ha dado fiebre, ni he tenido molestia alguna", por lo que "estoy ya deseando ponerme la segunda dosis para terminar con esto cuanto antes". 

"Aquí nadie se ha quejado de nada y está todo el mundo muy contento y con mucha ilusión" concluye Nogueras, a quien su compañero y amigo José Cruz Palomino (80 años) interrumpe para afirmar que se encuentra "de primera", y sobre todo "más seguro frente al virus".

Como Nogueras, Cruz asegura no haber tenido "reacción o molestia alguna, salvo el primer día un poquillo de dolor si te tocabas, como puede pasar con cualquier otra vacuna como la de la gripe, que más me dolió que ésta". No obstante, concluye, "lo más importante es que está todo el mundo bien".

Por la parte de los empleados del centro cartayero la coordinadora del servicio de Enfermería, Mari Carmen Rodríguez Alemany, coincide con los anteriores residentes al afirmar que "estábamos esperando la vacuna con muchísimas ganas" porque "hoy por hoy es la única solución que tenemos para frenar este virus y la pandemia derivada del mismo".

Mari Carmen Rodríguez (i) y María Jesús Castillo posan para Huelva Información en la recepción del centro cartayero. Mari Carmen Rodríguez (i) y María Jesús Castillo posan para Huelva Información en la recepción del centro cartayero.

Mari Carmen Rodríguez (i) y María Jesús Castillo posan para Huelva Información en la recepción del centro cartayero. / Jordi Landero (Cartaya)

Como responsable de la Enfermería, Rodríguez Alemany indicó que, tras vacunarse todos los residentes a excepción de dos porque así lo decidieron voluntariamente, "por el momento ninguno ha tenido reacciones adversas y están todos perfectamente, igual que los trabajadores, que sí nos hemos vacunado todos".

Según prosigue, los únicos síntomas que hemos tenido algunos trabajadores y residentes, "ellos menos que nosotros porque a pesar de sus edades son más fuertes que nosotros, ha sido un dolor o molestia leve localizada en la zona del pinchazo, que se nos ha pasado en menos de 24 horas".

Igualmente afirma estar esperando "con muchas ganas" la segunda dosis "para salir cuanto antes de esto", aunque advierte que, a pesar de ello "no hay que relajarse y, cuando todos estemos vacunados tenemos que seguir adoptando las medidas de seguridad y protocolos establecidos ya que esto es solo el principio del fin, no es el fin de la pandemia".

Finalmente María Jesús Castillo, presidenta del consejo rector de la cooperativa que gestiona el centro cartayero y responsable de su Área de Recepción, a todo lo anterior añade que, "a pesar de que en esta residencia siempre hemos gozado de muy buen ambiente, desde que nos hemos vacunado éste es mejor aún si cabe, y eso se nota en el ánimo de todos". "En mi caso -añade- me noto hasta más vitalidad, y aunque es psicológico, es muy positivo porque me dicen que se la transmito a todos".

Castillo ha tenido finalmente palabras para los familiares de los usuarios del centro, los cuales "están muy esperanzados" y a los que "una vez queremos agradecer su colaboración". Y es que, según concluye, ahora "les hemos pedido un sacrificio más al decirles que se abstengan unos días de a visitar a sus mayores para evitar riesgos, y como siempre su reacción no ha podido ser más positiva".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios