espacio natural

Constituido un grupo operativo para preservar el ecosistema de la dehesa

  • Participan Cinco Jotas y la UHU y tiene como objetivo hallar una solución a la seca del encinar

Integrantes del grupo de trabajo reunidos ayer en Jabugo. Integrantes del grupo de trabajo reunidos ayer en Jabugo.

Integrantes del grupo de trabajo reunidos ayer en Jabugo. / m.g.

Aplicar herramientas válidas para el diagnóstico del estado sanitario de la dehesa es una de las conclusiones de DEH-SOS, un grupo operativo para preservar este ecosistema, que ayer mantuvo su primera reunión en Jabugo.

Cinco Jotas, junto a otras once empresas andaluzas, universidades, entre ellas la de Huelva, e instituto de investigación han constituido este grupo, cuya principal labor será encontrar una solución a los efectos de la seca de la encina y el alcornoque.

Los trabajos se centran en encontrar un tipo de árboles resistentes a la enfermedad

Para ello Cinco Jotas y la Universidad onubense desarrollan desde hace tiempo acciones de selección y multiplicación de árboles tolerantes a la seca, los cuales están actualmente en observación, ejemplares que se espera que sean replantados próximamente para estudiar su viabilidad.

Así, se pretende contribuir a la restauración del ecosistema dañado con árboles resistentes a la enfermedad que ataca a los quercus.

El grupo también pretende definir cartográficamente las superficies afectadas a través de imágenes satélites y teledetección a través de drones y buscar la viabilidad económica de la implementación de las recomendaciones que se establezcan a través el grupo operativo.

Sensibilizar al público en general sobre la problemática existente y de la importancia de este entorno natural y fomentar la biodiversidad biológica a través de las estrategias de sostenibilidad en la mejora de la gestión de éste ecosistema, la dehesa, así como aplicar tecnología de geolocalización para optimizar el pastoreo que asegure una mejor conservación son otros de los objetivos.

Con el nombre común de seca se conoce al proceso de mortandad del arbolado de las especies del género quercus que se da en los ecosistemas adehesados y que puede ser causada tanto por agentes nocivos, principalmente el patógeno Phytophthora cinnamomi, que provoca la denominada podredumbre radical, como por factores ambientales generales (el decaimiento forestal vinculado al cambio climático), en los que participan diferentes factores bióticos y abióticos y en los que no está presente la enfermedad.

Alrededor de 6.000 hectáreas de dehesa de Huelva están afectadas por la denominada seca de la encina. Es solo una cifra orientativa, pero muestra la gravedad del fenómeno en la provincia onubense. Son datos aportados por las consejerías de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural y de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que han elaborado el nuevo Catálogo de Acciones contra la Seca de los Quercus que reforzará las medidas contra una de las principales amenazas para la supervivencia de las dehesas y los alcornocales de la comunidad andaluza.

A grandes rasgos, Huelva está afectada por la enfermedad en las zonas de dehesa de la comarca del Andévalo y la incidencia es cada vez mayor en la Sierra de Aracena. La provincia onubense cuenta con unas 233.000 hectáreas de formaciones adehesadas y con 4.607 explotaciones ganaderas. La mayoría de la superficie se sitúa en terrenos de titularidad privada.

En Andalucía, el fenómeno de la seca comenzó a detectarse a principios de la década de los 80 con defoliaciones en diferentes especies leñosas, a veces acompañadas de tasas de mortalidad elevadas del arbolado.

En la actualidad las formaciones de encinas y alcornoques, dentro de las que se incluyen ecosistemas como las dehesas, encuentran comprometida su estabilidad y persistencia.

Este progresivo deterioro y muerte de árboles, junto con la falta de regeneración del arbolado, son motivos de honda preocupación social tanto en Andalucía como en el resto de su ámbito de distribución en España y Portugal, una preocupación que trasciende la vertiente productiva o ambiental de la dehesa.

La seca de la encina y su afección en la dehesa están poniendo en peligro el jamón ibérico de bellota, un sector económico característico de la Sierra de Huelva y una de las estrellas de las gastronomía onubense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios