doñana

El Congreso pide al Gobierno que frene el proyecto de Gas Natural

  • Todos los grupos parlamentarios, excepto el PP que se abstiene, solicitan la paralización cautelar del almacén gasístico junto a Parque

  • Reclaman informes sísmicos e hidrológicos

Instalaciones del gasoducto de Doñana. Instalaciones del gasoducto de Doñana.

Instalaciones del gasoducto de Doñana. / alberto domínguez

El Congreso de los Diputados pidió ayer al Gobierno que paralice de forma cautelar el proyecto Marismas Occidentales para la extracción y almacenamiento de gas en el entorno de Doñana.

La Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital de la Cámara baja aprobó, en ese sentido, una Proposición No de Ley del grupo Unidos Podemos -modificada con una enmienda del grupo socialista- que fue respaldada por todos los grupos parlamentarios excepto el PP, que se abstuvo.

La diputada de Unidos Podemos Isabel Franco recordó durante la defensa de la proposición que el proyecto de la empresa Gas Natural consiste en instalar 70 kilómetros de gasoductos, abrir 16 pozos de extracción de gas y utilizar el subsuelo de Doñana "como almacén de gas".

"Pretenden convertir el mayor espacio protegido de Europa en uno de los mayores almacenes de gas del continente", dijo Isabel Franco, quien criticó que la empresa promotora haya "troceado" el proyecto en cuatro subproyectos con el fin de obtener declaraciones de impacto ambiental positivas.

Los cuatro subproyectos en marcha son los de Saladillo, Marismas Oriental (ambos dentro del espacio natural Doñana), el de Marismas Occidental (fuera de ese espacio pero "a pocos metros") y el de Aznalcázar (fuera del espacio).

Isabel Franco aseguró que Doñana podría perder la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO si España no adopta medidas urgentes frente a las amenazas a las que se enfrenta el humedal, entre las que citó la agricultura ilegal, la sobreexplotación del acuífero, la reapertura de la mina de Aznalcóllar o este proyecto gasístico.

La diputada de Unidos Podemos recordó que las declaraciones de impacto de los cuatro proyectos de Gas Natural-Fenosa son positivas pero no se ha hecho una evaluación de todos ellos en su conjunto, lo que contraviene las legislaciones nacional y europea.

El texto aprobado pide al Gobierno que paralice de forma cautelar el subproyecto Marismas Occidentales, que solicite la emisión de informes sísmicos e hidrológicos de los cuatro subproyectos, y que se realice una evaluación global de todos, tal y como prevé la Unión Europea por tratarse de un espacio incluido en la red Natura 2000.

La socialista Josefa González criticó que el proyecto fuera "desmenuzado y troceado" en cuatro e incidió en la importancia de hacer un informe sobre los efectos "acumulativos" de todos y sobre los riesgos sísmicos e hidrológicos que entrañan. La socialista aseveró que "la conservación de Doñana no es negociable" y manifestó que "la peor amenaza de este espacio natural es el Gobierno del PP".

El diputado popular Jesús Postigo recordó que el origen de este proyecto se remonta al Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero e insistió en que la competencia sobre el mismo recae en la Junta de Andalucía, a la que responsabilizó de haber "troceado" el proyecto en cuatro. Postigo señaló que al Gobierno central le corresponde la labor de controlar, tutelar y asegurar las garantías en todo el proceso administrativo relacionado con esos proyectos, y recordó que todas las declaraciones de impacto ambiental que se han emitido hasta el momento han sido positivas.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, le dijo ayer al presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, que "sin tan preocupado está por Doñana", lo primero que tiene que hacer es pedir al Gobierno que "renuncie" al proyecto de almacenamiento de Gas Natural". Así respondió el consejero a las críticas del PP en las que pide a la Junta que "dé explicaciones" sobre el uso del agua en Doñana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios