HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Pesca

Cerca de 340 barcos permanecen amarrados a puerto por parada biológica

  • A las embarcaciones del sector del arrastre se suman las de pesca artesanal del pulpo.  La presencia de algas asiáticas impide a los trasmalleros faenar con normalidad

Embarcaciones amarradas en el puerto de Isla Cristina. Embarcaciones amarradas en el puerto de Isla Cristina.

Embarcaciones amarradas en el puerto de Isla Cristina. / H. Información (Huelva)

Alrededor de 340 embarcaciones de la flota pesquera de Huelva permanecen amarradas a puerto a consecuencia de las paradas biológicas. Se trata de los barcos que faenan en la modalidad de arrastre y la de pesca artesanal del pulpo.

El paro forzoso para la regeneración del caladero afecta a unas 60 embarcaciones de arrastre de la provincia onubense, de un total de 130 que pescan en el Golfo de Cádiz.El sector arrastrero comenzó el pasado 16 de este mes una parada biológica que se prolongará hasta el próximo 31 de octubre, siendo un total de 46 días los que estarán sin faenar las embarcaciones de esta actividad, las cuales se dedican a la pesca de especies como la merluza, la cigala, la gamba o el rape.

El paro biológico afecta a unos barcos 30 de Isla Cristina, 20 de Punta del Moral y unos 15 de Punta Umbría y Lepe, así como a unos 450 profesionales que trabajan en ellos. La flota de arrastre faena habitualmente de lunes a viernes, con descanso obligatorio los sábados y domingos, y salida del puerto a partir de las 03:00 y llegada hasta las 21:00 horas, excepto los viernes, que se adelanta a las 19:00.

El paro está subvencionado con 30 días del total de los 46. La medida fue acordada en la Conferencia Sectorial de Pesca celebrada el pasado 10 de junio a propuesta de la consejera de Pesca de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo, relativa a la financiación y el calendario de paradas financiables en 2019.

Creada una mesa de apoyo a la pesca artesanal y los mariscadores a pie

Las ayudas para las embarcaciones se otorgan según una cuota diaria, en función del tonelaje. Por su parte, la tripulación recibirá una cuota individual que tendrá como base mensual el doble del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y para lo cual solo será necesario justificar los 30 días de cumplimiento de los requisitos en el total de los 46 días obligatorios de parada.

Según la Junta, se han “establecido unos requisitos más fáciles de cumplir para que los armadores y los tripulantes puedan acceder a estas ayudas”.

Por su parte, el sector ha asegurado que le gustaría cobrar ayudas por la totalidad del tiempo de la parada, pero se ha mostrado consciente de la normativa y de la importancia de su cumplimiento al ser fondos, principalmente, de procedencia comunitaria.

La otra modalidad que se encuentra en parada es la de pesca artesanal, referida a la captura del pulpo. Lo está para permitir también la cría y reproducción del cefalópodo, que presenta en la actualidad un escaso tamaño con abundante presencia de alevines.

La inactividad de estas embarcaciones de pequeño tamaño se extienden el 13 de septiembre al 31 de octubre y afecta a unos 280 barcos de Huelva. A la imposibilidad de capturar pulpo se suma los daños que está ocasionando a esta modalidad la presencia de la alga asiática en las costas onubenses que está diezmando las capturas.

Redes de un trasmallero repletas de algas. Redes de un trasmallero repletas de algas.

Redes de un trasmallero repletas de algas. / H. Información (Huelva)

Así, aunque las embarcaciones de pesca artesanal pueden faenar otras especies que no sea el pulpo los trasmalleros han renunciado a hacerlo por las algas invasoras y el coste que supone salir a pescar y volver con las redes cargadas solo de sargazos.

El sector pesquero ha mantenido varias reuniones para intentar afrontar la situación de forma conjunta. Así, se va a crear una mesa de apoyo a las artes menores y al marisqueo a pie, que son los sectores que más están sufriendo está problemática, ya que son los que más cerca de la orilla faena. El alga se concentra en los primeros veinte metros desde la orilla.

La intención es lograr la colaboración entre las administraciones para que este alga se catalogue oficialmente como especie invasora, para buscar soluciones y poder solicitar ayudas.

El sector no ha realizado un cómputo global de las pérdidas ocasionadas, ya que la presencia de las algas continúa, si bien asegura que la reducción de las capturas es cuantiosa.

Mientras, la Junta de Andalucía trabaja en delimitar sobre el terreno la distribución real del alga asiática en Andalucía y llevar a cabo una cartografía en detalle de las áreas afectadas. Asimismo, en analizar su proliferación en los diferentes ecosistemas marinos y delimitar “las áreas prioritarias por su importancia y fragilidad para el desarrollo de acciones piloto de retirada del alga”, además de realizar un estudio ambiental y desarrollo de nuevas tecnologías para la retirada en continuo del alga.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha firmado un convenio con la empresa Ocean Cleaner Technology encaminado al estudio e investigación del alga marina Rugulopteryx okamurae y que se fija el reto de ayudar de forma decisiva en la inclusión de este alga en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras por parte del Ministerio de Transición Ecológica.

La previsión era que los trabajos en el mar se iniciaran el pasado lunes y se desarrollen durante dos meses, dando paso a un periodo de conclusiones técnicas.

Pérdidas

En cuanto a las pérdidas acumuladas del sector pesquero, la Junta es partidaria de adoptar medidas “aperturistas” para contrarrestar los problemas del sector. La titular de pesca, Carmen Calvo, volverá a trasladar las reclamaciones de los pescadores en el Consejo Consultivo del próximo 7 de octubre.

La Consejería apuesta por abordar esta problemática desde la estrecha colaboración con las administraciones, central y locales, que albergan las pertinentes competencias.

El alga Rugulopteryx okamurae fue detectada en el litoral en 2015 y desde entonces ha aumentado su presencia en la costa de las provincias de Cádiz, Huelva y Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios