Provincia

Asesinado un sacerdote ayamontino en un colegio de la Amazonía peruana

  • El religioso fue encontrado maniatado y con señales de haber sido golpeado

El padre Carlos Riudavets junto a un grupo de niños en su colegio. El padre Carlos Riudavets junto a un grupo de niños en su colegio.

El padre Carlos Riudavets junto a un grupo de niños en su colegio. / el comercio

El sacerdote ayamontino Carlos Riudavets, de 73 años, fue hallado muerto en la cocina del colegio en que trabajaba desde hacía casi cuatro décadas, en la selva del Perú, confirmó la orden jesuita, a la que pertenecía. "Manifestamos nuestro desconcierto y dolor, así como nuestro rechazo a toda forma de violencia. Confiamos en que las autoridades puedan esclarecer las causas y las circunstancias de la muerte", señalaron los jesuitas en un comunicado.

Riudavets, natural dela localidad de Ayamonte, era promotor del colegio Velantín Salegui, donde estudian indígenas de las etnias awajún y wampís, en un distrito rural de la provincia de Bagua, norteño departamento de Amazonas. Al lugar donde fue hallado muerto, Yamakentsa, solo se puede llegar mediante acceso fluvial y con recorridos de al menos dos horas.

El religioso fue encontrado muerto en la mañana por la cocinera. Estaba maniatado y con señales de haber sido golpeado en la cabeza. Hasta la noche de ayer no se informó oficialmente de sospechosos ni de posibles móviles, aunque la radio RPP señaló que había recibido amenazas recientes de un alumno expulsado.

Según pobladores entrevistados por medios locales, Riudavets era tranquilo, tenía buenas relaciones con la comunidad y era querido por sus alumnos, al margen de que a veces tenía problemas por la necesidad de mantener la disciplina en el alumnado. Riudavets llegó al Perú cuando ni siquiera era sacerdote para hacer labor pastoral. Tras ordenarse en Lima fue asignado en 1980 para trabajar en el Salegui, colegio jesuita entonces independiente pero ahora parte de la red Fe y Alegría, que regenta la Compañía de Jesús. Desde esa época fue profesor del colegio en diversas asignaturas y durante varios períodos ocupó el rectorado, la última vez hasta 2011, cuando pasó a ser promotor.

"Supervisaba que todo funcionara bien, la alimentación, el personal. Mantenía el vínculo con Fe y Alegría, monitoreaba y acompañaba el funcionamiento del colegio", afirmó el portavoz de los jesuitas en el Perú, el sacerdote Víctor Hugo Miranda. "Fue sobre todo de un educador, un formador", agregó Miranda, quien indicó que Riudavets será sepultado en la zona selvática a la que dedicó la mayor parte de su vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios