HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Tribuna

Juan Pablo Luque Martín

Vicepresidente de la Confederación Nacional Católica de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa) en Andalucía

Padres y escolarización

Defendemos la libertad de elección. Descartamos el 'pin parental'. No somos caldo de cultivo político. Defendemos una educación pública de calidad y adaptada a los nuevos tiempos

Padres y escolarización Padres y escolarización

Padres y escolarización / rosell

Escribir cuando ocupas un lugar que obliga a reflexionar en voz alta, cada día es más difícil. Habrá quien diga, "otro que vende su opinión…". Pertenezco a Concapa, una asociación no costeada por nadie salvo padres que defienden lo que más aprecian en esta vida cuando eligen un colegio: sus hijos. También soy católico. Mis hijos acuden a un centro concertado. No soy del PP, ni de Vox. Tampoco de Ciudadanos. Soy un padre que no predica nada distinto que uno musulmán, budista o agnóstico. Elegir con libertad y en igualdad económica un colegio. Defender este derecho indisoluble a la condición de padre en esta bendita nación y querida autonomía.

"Lo respeto, pero edúquelos con su dinero". Esta política que se desentiende del auténtico progreso e igualdad social - el nuevo socialismo-, que algunos defienden ; esta política que usurpa poder y razón, libertad y democracia, que convierte nuestra identidad social en incipientes dictaduras de pensamiento uniforme e igualdad formal, pero nunca material; esta política que se sostiene y perpetua bajo la subvención asociativa y el subsidio cultural y social; esta política que abraza al Estado como benefactor de iniciativas privadas de interés público y utilidad social, cambia radicalmente su discurso cuando a educación se refiere: "Páguela con su dinero". Sr. Cornejo, bienvenido al club de la inconsecuencia, el engaño y el espúreo uso de la ciudadanía para perpetuarse en el poder. Concapa cree en un estado impulsor de movimientos asociativos, de la cultura, de la sanidad universal; pero también de la educación elegida por los padres.

Disgustados con la Junta y su consejero, el sr. Imbroda. Vamos al segundo año y aún no hablamos cara a cara de la educación prometida por ambas formaciones en el Ggobierno. Defendemos sin ambages la libertad de elección. Descartamos el pin parental. No somos caldo de cultivo político. Celosos de nuestra independencia. Defendemos la vigencia de una educación pública de calidad y adaptada a los tiempos que corren. Una educación definida por legítimos interlocutores que no se llaman ni PSOE, ni PP, ni CCOO, ni UGT, ni FSIE. Se llaman maestros y educadores, padres y trabajadores. Y nuestros hijos. Esta sociedad tiene que conocer lo que necesita quien a diario enseña en la Alpujarra o en Ronda, diferente del de Huelva o Almería capital. Dignidad de las instalaciones, por supuesto. Pero, sobretodo, qué mejorarían, qué reforzarían, cómo mejorar la oferta educativa, cómo generar diversas tipologías de centros públicos de manera que podamos elegir el centro que mejor se adapte a cada hijo, la diversificación curricular…

El que sea insuficiente no quiere decir que no reconozcamos un paso por la Junta en la línea de proteger la libertad de elección. Que las familias residentes en zonas que carecen de centros concertados puedan ostentar mayor posibilidades electivas con la asignación de, eso sí, un solo centro concertado para solicitar en igualdad de condiciones con las familias de aquella zona, es un muy diminuto paso para materializar esa libertad. Sólo se adscribe uno y se imposibilita el aumento de plazas en la concertada aunque la demanda social lo exigiera.

¿Manifestaciones por ello? Cuando les preguntan cómo limita el decreto la elección a los padres que solicitan la pública, no saben qué contestar, y se enrocan en el genérico de "daña a la escuela publica". ¿Porqué? ¿por extender un centro concertado en la oferta? Eso favorece al que solicita un concertado, pero no afecta al padre que quiere un centro público. Más engaños. Los padres no vinimos a la educación a poner querellas, ni a soportar actitudes panfletarias. Dejen de utilizar a la opinión pública y a nuestras familias. Resulta chabacano y mezquino.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios