La seguridad de la profesión sanitaria

Un año más, la cifra de las agresiones al personal sanitario en Andalucía ha vuelto a situarnos ante la evidencia de que es necesario mejorar la seguridad en los hospitales y ambulatorios. En total se denunciaron 1.243 agresiones tanto verbales (la mayoría) como físicas, aunque como dato positivo está la cada vez mayor concienciación por parte de la clase política y de los gobernantes sobre la necesidad reducir drásticamente esta lacra.

El propio presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, quiso ayer presidir personalmente la constitución de la Mesa de Prevención de Agresiones a Profesionales Sanitarios, cuya creación fue acordada en el primer Consejo de Gobierno de su Ejecutivo. Esta Mesa está formada por miembros de la Consejería de Salud y Familias, del Servicio Andaluz de Salud (SAS), colegios profesionales, sindicatos, asociaciones de pacientes, interlocutores de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y letrados de la Administración sanitaria de nuestra región. Como primera medida, la Mesa ha acordado habilitar canales "ágiles y rápidos" para que la persona que sufra una agresión reciba apoyo desde el primer momento, disponga de atención psicológica y se le simplifique la tramitación burocrática de su denuncia. Asimismo, se desarrollarán campañas para concienciar a los pacientes y usuarios de este problema y se reforzará la formación a los profesionales con talleres y planes de formación, así como para saber qué hacer cuando se produce una agresión.

Todas estas cuestiones tratadas por la Mesa son necesarias, pero también habría que estudiar cómo aumentar la presencia de agentes de seguridad que sirvan tanto para disuadir a los posibles agresores como para intervenir con profesionalidad y contundencia una vez que el agresor haya decidido actuar. Los profesionales sanitarios del sistema público andaluz ya están demasiado sobrecargados de trabajo como para también estar pendientes de defenderse.

La presencia del presidente Juanma Moreno en la Mesa de Prevención de Agresiones a Profesionales Sanitarios vuelve a evidenciar la intención del actual Ejecutivo de atender reivindicaciones históricas del sector sanitario que estaban desatendidas por la Administración anterior. La seguridad es un factor completamente necesario para el desarrollo de cualquier profesión. Una sanidad más segura es una sanidad más eficiente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios