Las primarias enredan aún más al PP

Las elecciones primarias del PP, celebradas el pasado jueves, lejos de clarificar el panorama en la formación de referencia del centroderecha español, lo ha complicado aún más al no existir un claro triunfador de las mismas. Apenas 1.500 votos han separado a la ganadora de los comicios, la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, del segundo candidato, Pablo Casado, que emerge claramente como uno de los valores más firmes para la nueva etapa en el PP. Por su parte, la todavía secretaria general, María Dolores de Cospedal, ha sido la gran perdedora de unas primarias en las que han quedado en evidencia las muchas debilidades como organización de un PP que todavía tiene bastante que mejorar en sus mecanismos de democracia interna.

Las primarias han dejado a un PP dividido claramente en dos bandos: los partidarios de Sáenz de Santamaría, una política sin peso orgánico pero con la aureola de haber sido uno de los pesos pesados de los gobiernos de Rajoy; y los de Pablo Casado, un joven conservador con guiños aznaristas que es contemplado por buena parte de la militancia como un valor para la renovación y regeneración de un partido acosado por los escándalos de corrupción. La derrotada Cospedal ya ha dejado claro que apoyará a Casado en Congreso que se celebrará los próximos días 20 y 21 y del que saldrá el definitivo sucesor de Mariano Rajoy como presidente del PP y candidato a las próximas elecciones generales. La actitud de Casado, que ayer descartó cualquier acercamiento a Sáenz de Santamaría para formar una candidatura unitaria para dicho Congreso, ya indica que, probablemente, durante los próximos días asistiremos a un encarnizado combate entre los dos aspirantes, una lucha que dividirá dramáticamente a la familia popular.

En clave andaluza, el que queda claramente reforzado en estas primarias es el presidente del Partido Popular en la comunidad autónoma, Juanma Moreno, quien había apoyado con nitidez la opción de Sáenz de Santamaría. Juanma Moreno refuerza su hasta ahora precaria situación en la cúpula del PP-A y sea cual sea el ganador del Congreso tendrá que contar con él en el sur de España. El incombustible Javier Arenas, un histórico de los populares que también apostó por la ex vicepresidenta, es otro de los beneficiados, mientras que el ex presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, que apoyó a María Dolores de Cospedal, se puede considerar como el gran perdedor de las primarias del PP en Andalucía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios