Un plan europeo contra la crisis del Covid-19

Paralela a la angustia que provoca en la población una pandemia que amenaza con desbordar nuestro sistema sanitario y que ya se ha cobrado en España más de 2.000 muertes, está la del tremendo daño a la economía que van a causar las inevitables medidas establecidas en el real decreto del estado de alarma por el coronavirus. Con la gran mayoría del país confinado en sus domicilios y la vida empresarial y económica prácticamente paralizada, los españoles se preguntan qué va a ser de sus puestos de trabajo o de sus empresas una vez que se logre vencer a la enfermedad. De hecho, dos de las principales entidades financieras de EEUU -Goldman Sachs y Morgan Stanley- apuntan ya que España entrará en recesión durante 2020, con una contracción del PIB de entre un 1,3%, según la primera, y un 5,5%, según la segunda. Algunos advierten de que durante este mes de confinamiento se podrían perder 300.000 empleos, la gran mayoría en pequeñas y medianas empresas. La preocupación es máxima y el propio gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, habla de un impacto "sin precedentes".

Ante este panorama es evidente que urgen medidas para paliar en lo posible el derrumbe de la economía. Medidas que tienen que ser tanto nacionales como europeas. En este sentido, el presidente Sánchez ya ha anunciado, entre otras iniciativas, la movilización de 200.000 millones de euros (casi el 20% del PIB) para garantizar la liquidez y los pagos a las empresas. Pero aunque la cantidad es desmesurada, no parece suficiente para reparar los daños que recibirá una economía como la española, volcada principalmente en los servicios, algunos de los cuales, como el turismo, se han evaporado en unos días. Pero España no es la única que sufrirá los efectos económicos del coronavirus. Éste es un problema global y europeo y, por lo tanto, las soluciones generales y a largo plazo, más allá de las medidas urgentes que tomen las naciones, deben decidirse en el nivel europeo. Por eso, no debe caer en saco roto la propuesta de Pedro Sánchez para que se impulse un plan Marshall europeo (un guiño a la lluvia de millones de EEUU para la reconstrucción de Europa tras la Segunda Guerra Mundial) que evite el hundimiento económico del continente. La Comisión Europea tiene ahora la oportunidad de demostrar su liderazgo (tan tocado en los últimos tiempos) y de convencer a los ciudadanos de que la UE es un proyecto de futuro capaz de encarar crisis tan profundas como ésta del coronavirus.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios