Una mayor eficacia en la gestión pública

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, desveló ayer una realidad inquietante ocurrida entre 2012 y 2018: la devolución de la Junta de Andalucía al Gobierno Central de 1.138 millones de euros debido a la paralización de los cursos de formación. Que esto ocurra en una de las autonomías con mayor índice de paro de Europa resulta especialmente llamativo, por no decir escandaloso.

La solución de los problemas políticos y económicos no pasa siempre por la asignación de mayores recursos económicos, sino de la eficacia con la que se gestionan. Esto, por ejemplo, se ha visto muy claramente en los cursos de formación para desempleados, a los que se han dedicado cantidades ingentes de dinero público sin que, muchas veces, hayan servido para nada. Esto no significa que la Junta desaproveche la oportunidad de contar con suculentos fondos finalistas de la Administración central que, de no usarse, se pierden para siempre. Como señala Juan Bravo, esta ejecución incompleta de los presupuestos anuales se debe bien a una incapacidad para la gestión o bien a la ligereza en presupuestar partidas de difícil gasto, cuando no las dos razones combinadas. En cualquier caso estamos ante una dejadez de la que hay que responsabilizar a los representantes políticos de turno.

El caso de los fondos para cursos de desempleados es especialmente llamativo, pero no único. La liquidación de los presupuestos anteriores desvela que, durante la última legislatura de Susana Díaz (2015-2018), del capítulo de inversiones reales se ejecutó sólo un 46,3%, 601,2 millones de euros de los 1.298,6 millones presupuestados. En el caso de las transferencias de capital, se presupuestaron 2.401 millones, de los que se ejecutaron 1.398,5 millones. Una vez más, estamos ante una dejadez en la gestión o ante la elaboración de presupuestos fantasiosos más pensados para aparentar que para trabajar con realismo. Sencillamente inadmisible.

El consejero de Economía, Rogelio Velasco, estuvo ayer en un Foro Joly para, entre otras cosas, hablar de su intención de alentar un nuevo modelo económico para Andalucía. Hombre formado en las mejores universidades y con experiencia en grandes empresas, Velasco es consciente (ayer dio pruebas de ello) de que aumentar la eficacia de la gestión pública debe estar en la base de la mejora de nuestra economía. Sin una Administración más eficiente no volveremos a tomar el camino de la convergencia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios