Reivindicaciones andaluzas que deben continuar

Susana Díaz aseguró ayer que el cambio de Gobierno no eliminará ni una de las reivindicaciones de Andalucía al Ejecutivo central. No podría ser de otra manera, ya que, como presidenta de la Junta, Díaz no se debe a los intereses de los socialistas, sino a los de todos los andaluces. Es más, el hecho de que tanto el Gobierno de Madrid como el de Sevilla estén en manos del mismo partido, el PSOE, puede facilitar en gran medida el entendimiento en algunos proyectos que son fundamentales para la comunidad autónoma y sus principales ciudades.

Una cuestión de suma importancia es la necesidad de que se acometa cuanto antes la reforma de la financiación autonómica. Para ello, Andalucía cuenta con la ventaja de que la nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero (ex consejera del ramo en la Junta) ha sido una combativa defensora de una financiación más justa e igualitaria, basada principalmente en la población. Andalucía, la misma Montero lo ha dicho en no pocas ocasiones, acumula un déficit de 5.000 millones de euros en el mantenimiento del Estado del Bienestar, por lo que necesita urgentemente más fondos.

Como segunda prioridad en las reivindicaciones andaluzas está la necesidad de que se construya cuanto antes el enlace ferroviario entre el Puerto de Algeciras y Bobadilla, así como la conexión con el Corredor Mediterráneo y Central. El Gobierno de España no puede seguir permitiendo que uno de los puertos más importantes de Europa esté aislado ferroviariamente, con el consiguiente perjuicio para la economía andaluza y española. En el bloque ferroviario es también urgente acabar de una vez por todas con el aislamiento de Granada -una vergüenza para el Estado español- y el inicio del eje ferroviario del litoral, que recorrerá toda la Costa del Sol. Marbella es la única ciudad española con más de 150.000 habitantes que no está conectada por tren. La puesta en marcha del Metrotrén de Córdoba (Cercanías) y la conexión por Alta Velocidad de Huelva son también reivindicaciones prioritarias.

Susana Díaz debe ser firme, asimismo, en la necesidad de que se levante definitivamente el peaje de la autopista Sevilla-Cádiz, AP-4, cuya explotación revertirá definitivamente al Estado el próximo 31 de diciembre de 2019. El Gobierno popular fue siempre ambiguo en este asunto. Asimismo, debe exigir la participación del Estado en la ampliación del Metro de Sevilla y la conclusión definitiva de la SE-40.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios