Sin Presupuestos no es posible el cambio

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, se ha visto abocado a adelantar las elecciones generales porque ha sido incapaz de conseguir los apoyos para aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019. Hasta el momento, el líder socialista había podido seguir adelante con las cuentas diseñadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, pero tras meses de hacer política de prestado Sánchez era consciente de que no podía continuar sin unos PGE propios con los que priorizar las políticas que creía necesarias. Gobernar es mucho más que administrar, y la diferencia la marcan unos Presupuestos en los que se establecen, fundamentalmente, las prioridades de inversión.

El actual Gobierno andaluz debe tener como principal objetivo sacar cuanto antes los Presupuestos de la Junta de 2019, con los que se verá claramente hasta dónde llega su voluntad de cambio. El Ejecutivo de Juanma Moreno puede tomar ahora medidas más o menos cosméticas y de cara a la galería, pero su verdadera vocación de cambio no la veremos hasta que no sepamos al detalle qué cuentas propone para el presente año. Según el consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo (encargado de la tarea), el proyecto de Presupuestos no estará listo hasta el mes de mayo. Según fuentes del Gobierno, el complicado aterrizaje en la Junta de los nuevos gobernantes de PP y Cs (con dificultades tales como la dimisión del primer consejero de Hacienda por problemas de salud) y la falta de algunos datos económicos importantes impiden hacerlo antes. Sin embargo, hay voces que apuntan al temor del Ejecutivo andaluz a presentar estas cuentas antes de las elecciones generales de 2018.

En los últimos días hemos visto como Vox, el único e imprescindible apoyo parlamentario con el que cuenta el Gobierno andaluz para sacar adelante sus Presupuestos, ha amenazado con no apoyarlos si no se deroga de forma inmediata la Ley de Memoria Democrática (variante autonómica de la Memoria Histórica). Todo indica que Vox (que tiene derecho a aprovechar sus 12 escaños en el Parlamento Andaluz para intentar hacer que se cumpla lo máximo posible su programa electoral) no va de farol. Las cuestiones ideológicas y simbólicas son para esta formación una prioridad. El Gobierno deberá tener cintura negociadora para garantizar la aprobación de sus Presupuestos, porque sin ellos cualquier idea de cambio será una auténtica quimera.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios