Paso importante para el Gobierno del cambio

El Gobierno de Andalucía (PP-Cs) consiguió ayer superar el debate de totalidad del proyecto de Ley de Presupuestos de 2019 tras unas jornadas de intensas negociaciones con su socio parlamentario Vox, que había amenazado con echar atrás las primeras cuentas del Ejecutivo de Juanma Moreno, lo que habría supuesto un importante varapalo para su plan de cambio en nuestra comunidad autónoma. En los próximos días, tanto el Gobierno como Vox tendrán que explicar mejor los detalles de dicho pacto. Por ahora, lo que ha trascendido es que, en parte, los acuerdos afectan a los Presupuestos de 2020 (que están ahora en proceso de redacción) y que harán hincapié en la reducción de fondos para la llamada "administración paralela" (fundaciones, empresas públicas, etcétera) y en cuestiones que, según Vox, están "fuertemente ideologizadas", como la violencia de género, la lucha contra la inmigración ilegal o la llamada "memoria democrática".

Aunque aún quedan varios pasos para la aprobación definitiva de los Presupuestos de 2019 -especialmente el debate de las enmiendas al mismo-, algo que ocurrirá a mediados de julio, ya podemos considerar que el Gobierno ha logrado su objetivo de lanzar un potente mensaje a los agentes sociales y económicos de que el cambio va en serio y a un ritmo razonablemente rápido. Estos Presupuestos, bien se sabe, apenas estarán vigentes unos meses y no eran estrictamente necesarios (se podría haber optado por una prórroga de los de 2018), pero mala imagen hubiese dado el nuevo Ejecutivo si no hubiese sido capaz de sacarlos adelante. Además, las negociaciones con Vox han servido al Gobierno de la Junta para dejar encarrilados los Presupuestos de 2020, que es donde verdaderamente se adivinará el alcance del prometido cambio. Como regusto amargo, queda la imagen de Vox usando a Andalucía como moneda de cambio en otras negociaciones que poco tienen que ver con los legítimos intereses de nuestra comunidad autónoma. Los diputados de esta formación deberían recordar que ocupan sus escaños gracias los votos de los ciudadanos andaluces y sólo a ellos se deben.

Los Presupuestos de 2019, como se sabe, han conseguido aunar una rebaja fiscal con el aumento del gasto en los principales pilares del Estado del bienestar. Nadie puede tacharlos de antisociales, incluso en algunos aspectos se podrían calificar de continuistas. Habrá que esperar, como hemos dicho, a las cuentas de 2020, en las que el Ejecutivo dejará claras sus intenciones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios