La visibilidad de un colectivo demasiado ignorado

Hace unos días, la capital onubense fue centro de la polémica al aparecer vandalizado un banco pintado con los colores del colectivo trans. Hacía falta lavar esa imagen de intransigencia, tan alejada de la manera de pensar de la inmensa mayoría de los onubenses. Por eso, el acto del despliegue de la bandera en el Ayuntamiento de la capital, además del valor de adhesión a una causa que debe ser de todos, tiene el poder de resaltar que con ellos está una sociedad harta de discriminaciones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios