Celebración El Rocío refuerza su seguridad este fin de semana con motivo de la celebración de la Candelaria

El sistema

En un régimen como el nuestro puede presidir el TC una magistrada que se proclama marxista y republicana

El otro día me llegó por whatsapp una entrevista con María Luisa Balaguer, almeriense, magistrada del Tribunal Constitucional y posible candidata a presidirlo. Leí la entrevista con interés y me llamó mucho la atención la claridad con que esa magistrada exponía sus ideas, cosa muy de agradecer en el ámbito jurídico (basta pensar en el chapapote sintáctico con que se expresan ciertos catedráticos de Derecho Constitucional Patafísico). También me gustó que defendiera la idea de que los jueces y magistrados no pueden ser etiquetados como progresistas o conservadores -tal como hacen los periodistas tontorrones-, ya que eso supone una aberración jurídica que antepone la supuesta ideología personal a la recta interpretación de las leyes. Y por último, me interesó mucho la definición ideológica que esta magistrada hacía de sí misma: "Yo tengo una ideología clara, soy marxista, no entiendo una interpretación de la realidad sin la lucha de clases, en el grado que sea, pero aquí estoy para interpretar la Constitución". Y luego añadía que no sólo era marxista, sino feminista y republicana.

Eso me sirvió para reconfirmar mi fe en la democracia liberal, tan maltratada y tan odiada tanto por la extrema derecha como por los charlatanes de extrema izquierda (empezando por Pablo Iglesias). En un régimen como el nuestro puede presidir el Tribunal Constitucional una magistrada que se proclama marxista y republicana. En cambio, me pregunto cuántos magistrados del Tribunal Supremo de Venezuela podrían decir en una entrevista que son "capitalistas y monárquicos". O yendo más allá, ¿cuántos magistrados de la Corte Suprema de la República Popular China, que depende de la Asamblea Nacional (es decir, del Partido Comunista), se atreverían a decir que no son partidarios del marxismo sino del capitalismo liberal? ¿Cuántos se atreverían a decirlo sin acabar exiliados en una remota aldea de montaña como un poeta díscolo de la dinastía Tang? ¿Y cuántos magistrados de la Rusia de Putin se atreverían a decir "Soy liberal y partidario de Occidente"? ¿Cuántos, eh, cuántos?

Lo digo porque cada día oímos más rebuznos contra este sistema nuestro -que es imperfecto, claro que sí-, pero me gustaría saber dónde vamos a encontrar algo que ofrezca las mismas garantías de libertad y equidad. Pregunto, eh, pregunto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios