A las puertas de la "casta"

Hoy el sistema seguirá resistiendo, repeliendo cualquier cambio, pidiendo precios altos

Está costando una barbaridad, es como si el sistema se retorciera cerrándose sobre sí mismo para evitar cualquier intromisión; me refiero a la posibilidad de que Unidas Podemos pueda sentarse ahí donde se deciden las cosas, y a que el PSOE se preste a compartir la mesa con gente que está a su izquierda. Es verdad que siguiendo el debate de investidura, y confieso que lo he hecho, pudiera parecer hasta patético la manera en la que se implora a los contrarios clemencia para no tener que cambiar nada, ¡absténgase señor Casado!, pero hay que comprender que son 40 años de bipartidismo férreo lo que hay detrás, y que hasta ahora los apoyos ante la falta de mayorías no pedían ministerios, sino prebendas. Ahora el primero de los aspirantes está ahí, muy cerca, y se sabe imprescindible, pero da miedo, veremos si doblega a la tradición.

Llegados a este punto es bueno recordar para qué llegaba Podemos a esto de la política, o al menos eso decían: venían a acabar con la "casta", la de las puertas giratorias desde el Consejo de Ministros hacia los consejos de administración del Íbex-35, y para hacer políticas sociales y cambiar las reglas de la economía en beneficio de los de abajo. Particularmente pienso que los pocos años que llevan de existencia han estado preñados de errores: personalismos, discursos erráticos, divisiones, etc., pero quizás puedan ser relevantes en esa tarea que les hizo irrumpir. No lo tendrán fácil si al final consiguen el acuerdo, ni UP ni el PSOE, ambos tienen diferencias ideológicas evidentes por mucho que hablen de socialdemocracia, pero en Europa hay 21 Estados con fórmulas de gobiernos de coalición y la vida sigue, nada se rompe, demostrando la maleabilidad de estos gobiernos.

Es verdad que de haberlo no será el primero, pero aquel primer gobierno de coalición presidido por Manuel Azaña ya es prehistoria en este país tan escaso de memoria. Por eso mañana puede ser un día histórico, dos partidos distintos podrían sentarse en la mesa del Consejo de Ministros para hablar de nuestro futuro, y pienso que quizás abra las puertas a una forma de gobernar más plural, como lo es la propia sociedad española. Aunque claro, eso podría ser mañana, hoy el sistema seguirá resistiendo, repeliendo cualquier cambio, pidiendo precios altos para abrir su corazón ¿veremos mañana a los que venían del 15-M en la mesa de la casta?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios