Paso firme

Ana Vives Casas

anvives@huelvainformacion.es

Seis meses, con todos sus días

Seis meses en blanco. Con todos sus días y horas lectivas. Hoy se cumplen 185 días desde que saliera a la calle el movimiento social y político para clamar la llegada de infraestructuras vitales que Huelva necesita para garantizar el desarrollo de la provincia. Desde aquél 15M parece que todo se mantiene en suspenso. Primero, por la falta de un interlocutor válido en Madrid ante la interinidad del Gobierno y los tímidos gestos realizados desde entonces. Y segundo, porque no se ha dado continuidad a una lucha que no hizo más que empezar aquel viernes de marzo.

Lo que sorprende es que frente a ese mutismo, sin saber muy bien por qué, se vuelva a la carga con la carretera Huelva-Cádiz, imprescindible, pero no prioritaria en las demandas que se han realizado sobre infraestructuras. Pero lo peor no es que vuelva a la palestra la conexión que dejaría de tener a Huelva y Cádiz como las únicas provincias españolas limítrofes sin conexión directa por carretera, sino que se habla de ella sin tener base para agarrarse a un estudio o nuevo planteamiento. Lo único distinto que ha habido en este tiempo es que la Junta la ha incluido en un plan a largo plazo (2021-2027), sólo ha dicho eso y que será compatible siempre con Doñana. Es lo que garantiza la Administración andaluza y a pesar de ello, los diferentes partidos políticos no han perdido el tiempo en salir al paso sin concretar y hablar de algo que por no tener, no tiene ni anteproyecto ni presupuestos. Hablemos de fechas, trazados, necesidades, opciones...

No tiene sentido que sigamos perdiendo tiempo y esfuerzos mientras abandonamos todo lo que ya se habló y pactó para salir a la calle el 15M, todo lo que se consensuó para definir las obras más necesarias, con un orden de prioridad; todo lo que se analizó y negoció..., parece haberse olvidado.

La propia situación periférica de Huelva le ha llevado a sufrir a lo largo de su historia una alarmante carencia de infraestructuras y a día de hoy aún seguimos teniendo una dotación general por debajo de la media comunitaria y nacional. Promesas incumplidas a lo largo de décadas nos han hecho confiarnos, mientras nos distanciábamos de otras provincias, que quizás alzaron la voz y supieron exigir.

No es lógico que no avancemos, pero menos lo es que recorramos pasos atrás. En aquella movilización se dejó claro que no se trataba de una meta, sino de una línea de salida para avanzar y trabajar en sintonía.

No apaguemos nosotros mismos nuestra voz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios