El faro

El cuartel del paseo santa fe

Aún falta por concretar a qué se va a destinar la emblemática construcción una vez rehabilitada

Ha sido larga la espera pero, por fin, se van a acometer las obras de restauración del edificio del antiguo cuartel de la Policía Nacional, en el Paseo Santa Fe, una intervención que se lleva a cabo diecisiete años después de que la edificación cerrará sus puertas, tras el traslado de la comandancia a su actual ubicación en el Paseo de la Glorieta. Huelva va a recuperar una de las joyas de su patrimonio arquitectónico, un ejemplo de la denominada Arquitectura del Hierro del siglo XIX.

La edificación presenta un gran deterioro tanto por la falta de actuaciones de conservación y mantenimiento como por actos vandálicos. El edificio, en el que destaca el sistema de cubiertas mediante estructura metálica de tipo Polonceau, se empezó a construir en 1899 bajo el diseño del arquitecto municipal Manuel Pérez y González y lo terminó Francisco Monís en 1903. Lo proyectado era un mercado. Éste fue su primer uso.

En el interior del edificio se puede apreciar, en el cuerpo central, doce columnas de fundición, que sostienen la estructura de cubierta, cuyos capiteles están decorados con hojas de acanto.

La restauración supondrá una inversión de 2.9 millones de euros, subvencionada al 60% dentro del Programa 1'5% Cultural, una aportación fundamental para rehabilitar el inmueble. Para poder acceder el Ayuntamiento a la ayuda del Estado era necesario que la Junta de Andalucía catalogara el edificio como Bien de Interés Cultural (BIC) y éste se incluyó, como no podía ser de otra manera, al tratarse por su características de una edificación única, en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento.

En marzo de 2019 el Ministerio de Fomento admitió la solicitud del Consistorio para optar al 1'5% Cultural y una vez concedida la subvención todo fue rodado.

Queda por delante un año de obras para que el edificio recupere su estado original. Ésta es una primera fase, posteriormente habrá que llevar a cabo una segunda para la adecuación funcional del edificio a su futuro uso sociocultural.

Aún falta por concretar a qué se va a destinar la emblemática edificación una vez rehabilitada, una de las opciones que se barajan es el Museo José Caballero, un magnífico escenario para albergar su obra.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios