Hilo fino

De la calle a los despachos

Huelva habló el viernes, aunque quizá lo hizo en voz baja y con menos ruido del que se merecía una reclamación histórica. El cierre de comercios no existió a pesar de su anuncio y las terrazas se convirtieron en un lugar desde donde ver (pasivamente) e incluso comentar la marcha. Sea como fuere, ahora llega el momento de que las instituciones lleven las reclamaciones a los despachos para que la provincia reciba la inversión que merece y se le debe desde hace décadas, para que Huelva deje de ser la esquina olvidada del mundo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios