En apoyo de una cultura más que necesaria

Las manifestaciones culturales, al margen de la cantidad de puestos de trabajo que generan, son la esencia de cualquier sociedad que se precie. Ayudas a casi todos los sectores han pasado de puntillas por aquel que las requiere y de las que todos saldríamos beneficiados. No se trata de primar a nadie, sino de no castigar a los mismos constantemente. Los edificios en rojo en la capital onubense nos lo recordaron esta semana. Deberían estar así siempre como un recordatorio permanente. La cultura somos todos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios