Javier Ronchel

jaronchel@huelvainformacion.es

Vuelve la alegría a las calles

Hoy sale la Borriquita. Cuando esta tarde asome el paso por el pórtico de San Pedro, será la primera vez que lo haga en lo que va de década de los veinte. Tres años después, Huelva se reencuentra ahora en la calle con sus cofradías, dejando atrás la pesadilla de la pandemia. Esperemos, de forma definitiva.

Esta Semana Santa que comienza representa una recuperación de la vida cotidiana hurtada por la Covid en 2020. Hay muchas ganas de ver desfiles procesionales en las calles, pero también de compartir espacios y momentos en grupo, haciendo vida social en torno a celebraciones y tradiciones, como ya se ha visto en torno al Recreativo, y como ocurrirá en menos de dos meses con la Romería del Rocío.

Estos días la alegría se ha desatado en la ciudad de un modo especial. Sobre todo el viernes, con un ambiente que hace años no se veía en Huelva. Probablemente muy pocas veces se haya visto antes.

Esas ansias de echarse a las calles, con un sol que invitaba a ello, se vieron desde primeras horas de la mañana. Mucho movimiento en el centro, con filas de pequeños escolares guiados por sus tutores, de excursión el último día de colegio al encuentro de pasos y palios en parroquias, o simplemente para el disfrute de la vida primaveral en la capital. Plazas y calles abarrotadas, terrazas repletas y mucha vida hasta la medianoche.

Viernes de Dolores, primeras procesiones y comienzo de vacaciones para muchos, y Sábado de Pasión, desfile de legionarios con el Cristo de la Vera Cruz. Gran antesala de una Semana Santa que, dejando incluso el componente religioso al margen, se ha convertido hace tiempo en la celebración con la participación más multitudinaria de los onubenses. Sin duda, la que más gente moviliza y la que más intensamente se vive en la ciudad.

La idea de que la Semana Santa de Huelva es la gran joya por descubrir en Andalucía es cada vez más compartida. Por cercana y entrañable, por su brillo y por su valor como gran manifestación popular que atrapa a todos los que la conocen por primera vez. Se ha convertido así en un activo turístico de primer orden y lo respalda la creciente presencia de turistas en hoteles y restaurantes. Después de la larga espera, este año será también especial por eso. Una muestra del valor que tiene para Huelva.

Con un ojo puesto en el parte del tiempo, esperamos que estos días siga la alegría en la ciudad. Era una deuda pendiente de saldar. Y es el mejor trampolín para avanzar y dejar atrás una pandemia que ha tenido un coste demasiado alto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios