Antonio fernández jurado

Vergüenza ajena

Los expertos dicen que la vergüenza ajena está basada en la empatía al ponernos en el lugar del otro, pero es una sensación paradójica pues al sentirlo en tu propio yo, acaba produciendo rechazo y está influida por nuestra propia subjetividad. Por tanto, hasta en esto es matizable la manifestación del presidente en su última comparecencia de control parlamentario.

Sin embargo, aceptando sus sensaciones - que no su expresión - me sumo a su criterio porque vergüenza ajena, produce el ver como el año y medio no se ha hecho, ni se espera, una ley de pandemias y en solo unos días se solventa el varapalo constitucional de las plusvalías, "…el lunes lo arreglo…" afirmó la ministra andaluza en pleno alarde de altivez, continuidad de su prepotente actitud en el debate de Presupuestos donde hizo de gran opositora de la Oposición, solo le faltó el adorno del "chiqui…". Como vergüenza ajena produce el texto, totalmente ideologizado, de la importante ley, en trámite, sobre Salud Mental y que ha enervado a una gran parte de la psiquiatría española.

Sin olvidarnos de la doble vara de medir a los candidatos para el Tribunal Constitucional, a pesar del mercadeo entre los dos grandes partidos, pero generando desprestigio no solo profesional sino incluso personal en algún candidato no aceptado por la izquierda que habla de "pinza en la nariz" a la hora de votar. Como si la situación fuera nueva o ellos no hubieran situado nunca en estructuras judiciales, fiscales o constitucionales… a candidatos no solo afines sino con cargos previos institucionales o de gestión gubernamental.

Item más. La presunta reforma de la nueva Ley de Seguridad ciudadana se plantea como una especie de autoblindaje de la izquierda ante una hipotética pérdida del Poder que, en caso de producirse, les permitiría el control de la calle, curiosa similitud con la afirmación, en su día, de Fraga: "la calle es mía". Los que no somos, por ahora, amnésicos recordamos los incidentes ante el Parlamento catalán, la última investidura en Andalucía o el famoso "rodea el Congreso", versión edulcorada, lingüísticamente, de la inicial "ocupa el Congreso".

Lo cierto es, también, que ante estas tendencias la UE, no aprieta demasiado y es, todavía, condescendiente con los incumplimientos notorios producidos desde la Presidencia y que van desde sus alianzas - contra natura democráticas - a la utilización de la pandemia para obviar el control parlamentario, pasando por eludir responsabilidad directa, como si no presidiera el Consejo de Ministros, en la decisión de los indultos y que hace recaer sobre el ex Ministro de Justicia… Pero volviendo a la UE y su permisividad, está claro que se debe a la convicción de que a fecha de hoy, las reestructuraciones, ajustes, decisiones… solo con la izquierda son posibles para no romper la paz social. Todos lo sabemos y lo estamos viendo en estos tiempos, lo cual también produce vergüenza ajena.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios