¿Súbditos?

El escandaloso 'Delcygate' se ha convertido en la antología del disparate mentiroso

Escribía, no hace muchas semanas, que parecía haberse elegido un camino erróneo, por parte del Gobierno para afrontar los retos futuros del país.

Aquello, que era una sospecha con ciertos visos de realidad, no solo se está cumpliendo, sino que los errores se están produciendo con creces y con tintes verdaderamente escandalosos en algunos hechos y decisiones.

La realidad es que los estereotipos de las menos deseables de las actitudes políticas se están haciendo presentes no solo en las relaciones sociales sino, también, en las instituciones y con gravedad en la libertad de opinión en el ámbito mediático, ciertamente polarizado como no lo había estado en toda la Transición y, sobre todo, menospreciados e ignorados al no facilitarles su derecho a la información. Sirva de ejemplo, el cese fulminante del director de la agencia Efe.

Si a esto unimos el desmentido interés en generar crispación -nos interesa, diría ZP, ¿sin prever? la existencia de micrófonos abiertos- y para comprobarlo no hay más que ver el estilo de la respuesta del vicepresidente del Gobierno ante la pregunta sobre la negativa a investigar la explotación de menores, bajo la tutela del Consejo de Mallorca, con descalificaciones, apelaciones ¿cómo no? a la Iglesia y sin ofrecer solución alguna, además de olvidar, en un ejercicio de notoria incoherencia su época de "indignado" frente a la casta. En resumen, estrategia dictatorial, oponerse al opositor, ejercicio táctico del gusto y habitual en ZPedro, enmarcado en una estrategia clara de pensamiento único, cuyo objetivo es liquidar a la oposición, tal cual corresponde en los modelos caudillistas.

Si continuáramos con la antología del disparate mentiroso en el que se ha convertido el escandaloso Delcygate, cada vez más grotesco en el fondo y las formas de lo intuido, que no verazmente conocido, y la apertura de expediente a un vigilante por una falta menor si lo comparamos con las barbaridades e irregularidades cometidas, incluida la falta de respeto a la inteligencia de todos al afirmar que no habrían pisado suelo español, como si el espacio aéreo fuera España. Así me explico que si en pleno aeropuerto de Madrid, no se está en nuestro país, Argelia reivindique propiedad de las aguas hasta la isla de Cabrera y Marruecos, hasta Canarias. Consecuencias de todo este aluvión, faltan muchas cosas, de imposturas, mentiras, desinformación, opacidad… los ciudadanos se van moldeando y pasan de ser libres a convertirse en súbditos y eso ya sabemos a qué regímenes corresponde.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios