Crónicas Levantistas

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

Puente o túnel

La prioridad en este tipo de proyectos es el tiempo, las discusiones teológicas no sirven, hágase lo que ya hay

La ciudad donde todo se discute bajo una perspectiva guerracivilista -Sevilla- debate una cuestión tan interesante como bizantina: túnel o puente. ¿Debe cruzar la nueva autovía el Guadalquivir bajo túneles o sobre un puente? Esta variante conectará la autopista de Cádiz con las de Huelva y la Plata sin atravesar los nudos próximos a Sevilla, con lo que ganará la ciudad y las provincias interconectadas; de hecho, la SE-40 se convertirá, de facto, en la mejor alternativa a la autovía de Doñana. Implica, por tanto, a buena parte de Andalucía.

Sevilla no es tan peculiar. Hace años ya vivió Cádiz un debate similar de lo que entonces se conocía como tercer acceso y que hoy es el puente. La ministra de Fomento que inició la obra, Magdalena Álvarez, titubeó entre los túneles, que era la alternativa preferida por el alcalde de Puerto Real, y el puente proyectado por el ingeniero Manterola. Minutos antes de intervenir en un foro de Diario de Cádiz, notables socialistas le convencieron de que se había acabado el tiempo del debate y había que comenzar el puente. Y se hizo: grande como él solo, inmenso, pero se hizo.

La razón de peso no fue la idoneidad del puente sobre los túneles, sino que el proyecto aéreo estaba comenzado. Si la ministra Álvarez hubiese optado por encargar otro estudio de las alternativas o el diseño de los túneles, hoy no habría nada, pues fue lo avanzado de la obra lo que permitió salvarla cuando el Ministerio de Fomento dejó sin ejecutar decenas de infraestructuras a causa de la Gran Recesión.

La conclusión es meridiana: lo importante de la SE-40 es que se haga, que atraviese el río y que prosiga la obra. Las discusiones teológicas no conducen a nada. La prioridad es el tiempo. Si hay un esbozo de proyecto para los túneles a la altura de Coria, hágase y presupuéstese. De verdad, es más productivo discutir si la fermentación del pan envilece el cuerpo de Cristo o si los ángeles carecen de sexo, porque el debate del paso del río sólo impedirá que se construya.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, abrió ayer la conexión de la autopista de Cádiz con la autovía de Madrid, el paso por de la SE-40 por el este de Sevilla está expedito, pero el socialista parece haber olido los aires turbios de la polémica y ha vuelto a la casilla de partida sobre el cierre por el oeste. Impacto ambiental, estudios técnicos, bla, bla y bla. Son estrategias dilatorias de manual. No se engañen, y discutan sobre el plan ácimo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios