Entre dos orillas

Juan A. Romero

jaromero@paginasdelsur.com

El PP capitalino anhela un número uno con pedigrí

Desde aquella fatídica noche electoral del 24 de mayo de 2015, el Partido Popular de Huelva vive en el intento por reencontrarse orgánicamente con vistas a recuperar algunos de los predios perdidos en la provincia y, sobre todo el más importante de ellos, la capital. Muy pronto se habrán cumplido seis años de aquel descalabro electoral y los populares no han conseguido siquiera superar la secuelas del posperiquismo. Aún se preguntan ¿cómo pudo pasar?

La semana que viene volverán a reunirse para reelegir a Manuel Andrés González como presidente del partido en Huelva. A priori, todo se presenta de manera muy placentera si comparamos este congreso con el vivido recientemente en Sevilla, donde los movimientos levantiscos se sucedieron un día sí y otro también hasta que se impuso por su firmeza Virginia Pérez, después de una titánica lucha. Pero mal harían los populares onubenses si ven este congreso de manera cortoplacista y autocomplaciente. Al frente de su militancia González tiene importantes retos que acometer a medio plazo de cara a los próximos comicios locales de 2023.

Hay muchas preguntas en el aire y los militantes de la calle Marina deben saber que son numerosas las asignaturas pendientes si quieren recuperar la cercanía que existía antaño entre el bastión onubense y la calle Génova de Madrid o San Fernando de Sevilla en tiempos de Pedro Rodríguez.

¿Logrará por fin la derecha gobernar en la provincia y derrocar el reinado de los socialistas en la Diputación Provincial? ¿Recuperarán algunos de los grandes feudos perdidos en la Costa? ¿Se alzarán con el poder en los municipios de la Sierra? ¿Se erigirá Huelva alguna vez en el núcleo de partida que torne el color rojo en azul en el mapa de Andalucía la Baja, feudo histórico de la izquierda? Y lo más sustancial, ¿serán capaces de ungir un candidato con opciones de victoria frente a Gabriel Cruz? Muchos interrogantes como para pensar que este congreso es uno más y está todo muy definido.

Manuel Andrés González sabe que su partido solo ganará en la capital si cuenta con un candidato, en este caso candidata, de elevado carisma, que aplique la misma filosofía populista que abrazaba Perico, quien por cierto tiene en Gabi su más digno sucesor. Esa aspirante tiene nombre y apellidos y es una conocida de la política municipal, aunque ocupe ahora sillones más dadivosos y placenteros en la zona portuaria de la ciudad. Y si se trata de ser más ambiciosos, el sueño de algunos pasa por colocar como candidata a una ex ministra que goza de enorme reputación nacional, ideóloga de los salvadores ERTE...?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios