HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Ojalá acierte el paisano de Don Pelayo

En su puesta en escena, Luis Enrique capeó bien el temporal, pero no se sabe hasta cuándo

Aunque abunda el personal que gusta jugar a la contra y a que a todo le saque punta negativamente, me gustó la puesta en escena de Luis Enrique como seleccionador nacional. En general fue de mi agrado cuanto dijo y especialmente el paralelismo de paisanaje que sacó con Don Pelayo cuando quisieron buscarle las cosquillas a cuenta de un episodio de esteladas. Le pegó a botepronto al rebufo del que inició la Reconquista y punto en boca.

Prefiero que a la selección haya llegado un jefe con personalidad mejor que un paniaguado, un tipo como Luis Enrique, que fue capaz de enderezar al Barça que torció Martino y que hasta tuvo la valentía de coger el Puente Aéreo tras triunfar en el Real Madrid. Y por ahí también le tocaron los costados en el acto de presentación, pero sin éxito, como en todo lo demás. De todas formas, el carácter del asturiano es como el humo, que no se puede ocultar y que saldrá a relucir.

¿Es bueno o malo en un puesto de tanta relevancia como el de seleccionador nacional? Pues todo va a depender de los resultados. Todo en la vida dependerá del balance obtenido, pero lo que no sería bueno es que reaparezca el clima guerracivilista que padecimos en tiempo de Javier Clemente. Aquellos seis años del baracaldés al timón del equipo nacional fueron nocivos a más no poder, tanto que eclipsó lo bueno que se logró, que, aunque poco, no debió pasar tan desapercibido.

En fútbol pasa como en la vida misma, que desde dentro se torpedea más de la cuenta y aquello de Bismarck de que España es el país más fuerte porque sus habitantes llevan siglos queriendo romperla sin conseguirlo es algo latente. Luis llevaba al personal con riendas firmes, Del Bosque mandaba con guante de seda y Lopetegui con un discurso amable. ¿Cómo será este tiempo con el descendiente de Don Pelayo al mando? Es una incógnita, pero me gusta Luis Enrique.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios