Gerardo Pérez Calero

1821-2021: México y Carmen Rovira

Muchas veces en la Historia se entrecruzan varios acontecimientos de distinta naturaleza pero que tienen algo en común. Nos referimos a la circunstancia, con dos siglos de diferencia, del natalicio de México como nación independiente de España y del reciente óbito de Carmen Rovira, la intelectual española nacida en Huelva, que fijaría su residencia en el país de los aztecas, donde desarrollaría una extraordinaria labor científica y cultural.

El detonante de la formalización de la independencia del país americano fue el pensamiento liberal que, como consecuencia de la Constitución elaborada en las Cortes de Cádiz, propició una ola de liberalismo en los países de la América española.

Seis antes de aquel año, la lucha por la independencia parecía decaer en el ánimo de los nativos de la Nueva España, pero en 1820 hubo un levantamiento en armas que obligó a Fernando VII a acatar la Constitución, lo que a su vez alentó a los liberales de aquellas tierras, encabezados por los criollos, para encarar la independencia.

La historia del México independiente atravesaría por un tiempo un sinfín de acontecimientos de distinto signo hasta convertirse en uno de los países Iberoamericanos más desarrollados e influyentes. A esto contribuyó sin duda el empeño que pusieron sus dirigentes en aprovechar el legado cultural español en beneficio sobre todo de las generaciones más jóvenes. La fundación de la Universidad Autónoma de México en 1910 fue uno de los vehículos para el fomento de las ciencias y las humanidades a través de una investigación rigurosa al servicio sobre todo de las artes y la tecnología. Pero si alguna característica puede definir a esta institución es la defensa del estudio del pensamiento como base de una sociedad libre y responsable. Estas son las premisas que cautivó a un conjunto de valiosos exiliados españoles como futuros miembros de la UNAM, que pasarían por ella como estudiantes, profesores e investigadores y llegarían a alcanzar gran prestigio internacional. En el área de Humanidades hay que destacar al asturiano José Gaos (1900-1969), transterrado a México en 1938. Como brillante discípulo de Ortega, su magisterio en la UNAM, desde 1939 hasta su muerte, atrajo a jóvenes compatriotas como Carmen Rovira Gaspar quien, con dieciséis años, había arribado a la capital azteca precisamente aquel mismo año. Aunque en un principio, la joven onubense pretendió encarrilar su carrera por las ciencias bio naturales, terminaría decantándose por el estudio del pensamiento, ingresando en la Facultad de Filosofía y Letras, licenciatura en 1955 y doctorado después. Acabaría desarrollando desde 1945 una destacada carrera docente e investigadora, primero en la llamada Universidad Femenina de México, después en la Escuela Nacional Preparatoria, para acabar en la Facultad de Filosofía y Letras en donde dejó una pléyade de alumnos y seguidores aventajados. Por sus destacados servicios y tras su jubilación, el alma mater mexicano le nombró profesora emérita, dignidad que ostentó con orgullo hasta su muerte. Entre sus numerosos logros está el hacer del Seminario de Filosofía Mexicana un importante centro de investigación reconocido en todo el mundo.

El pensamiento y la obra de Carmen Rovira basados en el humanismo y expresado elocuentemente a través de sus valiosas publicaciones, algunas dedicadas a la reivindicación del estudio de la filosofía de tradición neoplatónica y neoclásica, ha influido notablemente en la cultura mexicana del siglo XX mediante sus Discursos en sus variadas interpretaciones; así, escolástico, cosmológico, liberal, positivista, lógico-epistémico, filosófico jurídico, y otros de carácter socio político.

Entre sus reconocimientos públicos hay que destacar el nombramiento en 2016 de Ángel de la Ciudad: Mujeres en Libertad, que le concedió la capital azteca; así como, tres años después, la Medalla de la Universidad Autónoma de Madrid.

El pasado 13 de junio, en el Centro de Comunicación Jesús Hermida, la Academia Iberoamericana de La Rábida en colaboración con el Ayuntamiento de la capital, como Hija Predilecta de Huelva que era, dedicó una Jornada de Homenaje titulado La tradición humanista iberoamericana y la defensa de los derechos humanos, en la que ella misma intervino en un video-conferencia, a quien fuera una mujer ejemplar comprometida con la ciencia, la cultura y la libertad de pensamiento.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios